El evangelista dice que "a veces cruzó la línea de la política ". Además afirma que "la vejez puede ser una época solitaria" y advierte a los evangélicos podemos sufrir las consecuencias de ser "víctimas de nuestro propio éxito."

A pesar de sufrir los avatares de la edad, y tener problemas de audición y en la visión, Billy Graham sigue mateniendo su vida activa, pues se sigue reuniendo con los presidentes estadounidenses cosa que comenzó con Harry Truman. El año pasado, se reunió y oró con Obama en Diciembre volvió a reunirse con el ex-presidente George W. George W. Bush. Pero en declaraciones dadas a Christianity Today Graham aseguro que si pudiese volver atrás seguramente se hubiese mantenido alejado de la política. Desde la muerte de su esposa pasa la mayor parte de su tiempo en su casa de Montreat, y aunque rara vez aparece en público, su hijo Franklin Graham ha anunciado que su padre predicará de nuevo aunque la fecha aún no ha sido confirmada.

A continuación presentamos la entrevista que le hizo Christianity Today a Billy Graham:

¿Qué consejo le daría a las personas que están envejeciendo?

En primer lugar, aceptar esto como parte del plan de Dios para su vida, y darle gracias a él todos los días por el don de la vida. Se nos habla de la vejez como algo para temer y que la verdad es que no es fácil. Honestamente, no puedo decir que me gusta ser viejo - por ejemplo el no ser capaz de hacer la mayor parte de las cosas que solía hacer, depender de los demás, y hacer frente a los desafíos físicos, que sé que van a empeorar. La vejez puede ser una época solitaria, los hijos están dispersos y los cónyuges y amigos se han ido.

Pero Dios tiene una razón para mantenernos aquí (aunque no siempre lo entendamos), por eso necesitamos recuperar la comprensión bíblica de la vida y la longevidad como regalo de Dios y por lo tanto es algo muy bueno. La Biblia menciona varias veces a personas que murieron "en una buena vejez." Así que parte de mi consejo es aprender a ser feliz, y esto sólo se produce cuando se acepta cada día como un don de Dios y lo confirma en sus manos. Las palabras de Pablo son verdaderas en todas las etapas de la vida, especialmente a medida que envejecemos Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento" (1 Timoteo 6:6) ..

El otro consejo que daría es la otra cara de la moneda, por así decirlo. Es el siguiente: A medida que envejecemos, hay que centrarse no sólo en el presente sino cada vez más y más en el cielo. Este mundo, con todos sus dolores y tristezas y luchas, no es nuestra casa definitiva. Si conocemos a Cristo, sabemos que tenemos "una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para nosotros" (1 Pedro 1:4). Sé que no pasará mucho tiempo para que yo vaya allá y estoy ansioso por ese día. El cielo nos da esperanza y hace que las cargas de cada día sean más fáciles de soportar.

¿Qué le dirías a los hijos que tienen padres mayores?

Cuando somos jóvenes no solemos pensar mucho en la vejez o en la ancianidad de nuestros padre. Pero esto va a ocurrir si viven lo suficiente. Así que lo primero que les digo a aquellos cuyos padres son cada vez más mayores es que estén preparados para ello y aceptar las responsabilidades que conlleva.

Así que tengan paciencia con ellos. Puede que no sean capaces de hacer todo lo que han hecho, pero eso no necesariamente significa que sean incapaces o incompetentes. Estén atentos a sus necesidades, incluidas las emocionales y espirituales. A veces sólo necesitan saber que están ahí, y que se preocupan por ellos. Tambén sean sensibles. A veces he visto que los hijos se vuelven pesados e insensibles cuando ven que sus padres están envejeciendo, esto sólo causa resentimiento y amargura.

Por otro lado, puede ser necesario intervenir e insistir en que se entreguen las llaves del automóvil, o dejar de gestionar finanzas, e incluso hacer arreglos para que se vayan a un lugar donde disfrutan de mejores servicios. Se pueden resistir pero hay que ponerse en sus zapatos y entender las turbulencias que estos cambios puedan causarles. Deben darse cuenta de que lo que estás haciendo es porque los ama y quieres lo mejor para ellos. Ademas debes orar por ellos de manera que experimenten la paz de Dios y el confort a medida que envejecen. Algún día estarás allí también, y lo que hagas ahora será un ejemplo para tus hijos.

¿Si pudiera volver atrás le gustaría hacer algo diferente?

Sí, por supuesto. Pasaría más tiempo en casa con mi familia y me gustaría estudiar más y predicar menos. No habría asumido tantos compromisos para hablar e incluso no hubiese hecho alguna de las cosas que hice por tantos años y que verdaderamente no tenía necesidad de hacerlas todas, cosas como oficiar bodas, funerales y dedicar a Dios edificaciones. Cuando aconsejo a alguien que siente el llamado a ser evangelista, yo siempre le insto a que cuide su tiempo y que sienta que no debe hacer todo.

También me hubiese mantenido al margen de la política. Estoy muy agradecido por las oportunidades que Dios me dio para servir a la gente en lugares altos. Las personas en el poder tienen necesidades espirituales y personales como todos y a menudo no tienen a nadie con quien hablar. Pero mirando hacia atrás sé que a veces he cruzado la línea y yo no lo haría ahora.

¿Cuáles son los temas más importantes para los evangélicos de hoy?

Estoy muy agradecido por el renacimiento evangélico que hemos visto en todo el mundo en el último medio siglo. Realmente ha sido la obra de Dios. No fue así que cuando empecé -estoy sorprendido con la aparición de nuevos seminarios evangélicos, organizaciones e iglesias y una nueva generación de líderes comprometidos con el Evangelio. Pero el éxito es siempre peligroso, y debemos estar atentos y asegurarnos de que no nos convertimos en víctimas de nuestro propio éxito. ¿Influimos al mundo con Cristo, o el mundo nos influye?

Pero el asunto más importante que enfrentamos hoy es el mismo que la iglesia ha enfrentado todos los siglos: ¿Vamos a alcanzar al mundo para Cristo? En otras palabras ¿le damos prioridad al mandato de Cristo de ir por todo el mundo y predicar el evangelio? O ¿nos volvemos cada vez más hacia el interior, atrapados en nuestros propios asuntos y controversias o, simplemente cada vez más estamos más cómodos en nuestro status quo? ¿Nos dirigimos nuestra orientación hacia el interior o hacia el exterior? Los asuntos centrales de nuestro tiempo no son los económicos, políticas o sociales, que no dejan de serlo. Los problemas principales de nuestro tiempo son de naturaleza moral y espiritual y nuestra vocación es declarar el perdón de Cristo, la esperanza y el poder de transformación a un mundo que no lo conoce y no lo siguen. Nunca debemos olvidar eso.
AcontecerCristiano.Net

Compartir
Ver más noticias: , ,

Comenta sobre: " Billy Graham habla sobre la vejéz y la corriente evangélica "