Cristianos nigerianos "se defenderán con las armas"

Una de las iglesias atacadas en el estado nigeriano de Plateau. EFE 
Los dos últimos ataques islamistas contra iglesias de Nigeria han colmado el vaso. La jerarquía católica habla de matanza sistemática para expulsar a los cristianos del norte de Nigeria —donde son minoría frente a los musulmanes— y denuncia la «ausencia del Estado central» en su defensa.

Por primera vez, un prelado, el arzobispo de la capital, monseñor John Onaiyekan, ha reconocido que los cristianos deberán constituir grupos armados de autodefensa en las iglesias, «dentro de los márgenes de la ley».

En unas declaraciones alarmantes publicadas en la web «Vatican Insider», monseñor Onaiyekan denuncia el «calvario diario» de millones de cristianos nigerianos, amenazados de muerte por los terroristas del grupo Boka Haram. Para el prelado de Abujá, la campaña islamista «no es el resultado de un conflicto religioso; buscan un objetivo político: la instauración de la Sharía y la creación de un estado islamista».

Pese a que los cristianos «no se sienten defendidos por las autoridades», Onaiyaken fue contundente al afirmar que no se irán del norte de Nigeria: «Es nuestra casa, no pensamos huir». Amenazados en sus casas, lugares de trabajo e iglesias, los cristianos nigerianos «se van a defender con un servicio de seguridad entrenado, dentro de los límites de la ley».

Desde que lanzara su campaña terrorista en 2009, Boko Haram, una organización armada vinculada a Al Qaida, ha asesinado a más de 1.200 personas, en su mayoría en atentados en el norte de Nigeria. Los dos ataques del domingo pasado a sendas iglesias produjeron doce muertos y decenas de heridos.

La Sharía como desafío
Nigeria, el país más poblado del África negra con sus 170 millones de habitantes, es un mosaico de etnias que según los analistas están en la raíz de muchas de sus tensiones políticas. El norte es mayoritariamente musulmán y el sur de mayoría cristiana, una circunstancia que aprovechan los partidos islamistas del norte para azuzar la rivalidad entre las comunidades y fomentar sus propias ambiciones políticas.

En su reivindicación de los dos últimos ataques contra fieles cristianos, el portavoz de Boko Haram, Abul Qaqa, advirtió que «no pararemos hasta que establezcamos un Estado islámico». Nueve estados norteños de Nigeria están en manos de gobiernos locales islamistas que desde 1999 han impuesto regímenes jurídicos inspirados en la Sharía —la ley islámica—, en un abierto desafío a la Constitución y al gobierno federal. El gobierno presidido por Goodluck Jonathan, un político cristiano del sur, parece optar por la denuncia estéril por miedo a hacer saltar los equilibrios internos entre partidos y etnias.

La acción sistemática de Boko Haram ha sido denunciada como una lenta y eficaz limpieza étnica y religiosa. El creciente matonismo islamista en Nigeria se combina con la audaz alianza de las redes de Al Qaida y las tribus tuareg en la cercana Malí, donde ya se ha autoproclamado un estado fundamentalista musulmán en la región norte. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.