Evangélicos preocupados por aumento del extremismo islámico en Indonesia

La Alianza Evangélica Mundial, a través de un informe elaborado por su Comisión de Libertad Religiosa, ha mostrado su preocupación por la escasa importancia que desde Occidente y, en concreto, desde los Estados Unidos, se muestra hacia el aumento del extremismo en Indonesia.

La Comisión dice en su informe, publicado en la página web de la Alianza, que desde los atentados de 2002 en Bali, los Estados Unidos han centrado sus esfuerzos en Indonesia en debilitar al grupo terrorista más peligroso, el Jemaah Islamiya (JI), con resultados aceptables. Sin embargo, la amenaza sigue existiendo ya que “el extremismo, que alimenta el terrorismo, está creciendo sin cesar”.

El problema, sin embargo, es más profundo que el acotar y perseguir los movimientos de este grupo terrorista islámico. Indonesia tiene la mayor población musulmana de la zona, y está considerado como un modelo de compatibilidad del Islam con la democracia. La mayoría de los 210 millones de musulmanes del país son sunitas moderados, aunque los enfoques conservadores salafistas del Islam echaron raíces en el país a través de grupos paramilitares, como el Islam Darul.

El problema principal, según el informe de la Alianza, está en que los gobiernos occidentales no están teniendo suficientemente en cuenta la situación actual del aumento de mensajes extremistas entre la población. Aunque han pasado unos meses sin que haya ningún ataque relevante, se sospecha que podría tratarse de una tregua temporal y con una intención de fortalecerse.

“El problema del terrorismo es que está motivado por la ideología radical, por lo que el movimiento no se termina automáticamente con la captura y muerte de las figuras clave”, explica el jefe de la Agencia Nacional Antiterrorista de Indonesia, Ansyaad Mbai.

Kiky Hutami, investigador en el Instituto Setara para la Paz y la Democracia de Jakarta, está de acuerdo en que el crecimiento del extremismo puede estar relacionado con el terrorismo. “El radicalismo es el punto de partida de terrorismo, y el terrorismo es la cima del radicalismo”, expresa Hutami.

Este Instituto registró 129 ataques religiosos de enero a junio de 2012, sobre todo contra los cristianos y otras minorías, efectuados por el Frente de Defensores del Islam (localmente conocido como el FPI), un grupo que no tiene la consideración de “terrorista”. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.