Aldeanos musulmanes en Egipto atacan iglesia cristiana

EL CAIRO, Egipto.- Aldeanos musulmanes en la provincia de Fayoum atacaron una iglesia este fin de semana - arrojando piedras contra el establecimiento e ingresando al edificio de la iglesia intentando prender fuego y derribando una cruz encima de la estructura, dijeron testigos.

Según los testigos, durante la celebración del culto el día viernes en la Iglesia de Mar Girgis, un grupo de unos 30 musulmanes, la mayoría procedente del mismo clan familiar, rodearon el templo cristiano y comenzaron a lanzar piedras contra las ventanas. A continuación lanzaron bombas molotov, provocando una abertura que les permitió entrar al templo. Una vez dentro, los radicales destrozaron parte del mobiliario.

“Era un día normal en el que celebrábamos la liturgia y la escuela dominical”, dijo un testigo de 30 años de edad que asiste a la iglesia. “Como de costumbre, la mayoría de la gente sale después del culto, pero algunas personas nos quedamos dentro del templo de la iglesia. Mientras estábamos sentados, vimos a toda esta gente marchando hacia aquí, algo similar a lo que vemos en la televisión en la plaza Tahrir, para atacar a la iglesia”.

El grupo de musulmanes destruyó cruces y parte de la estructura de la cúpula de la iglesia, lo que provocó el derrumbe de parte de ésta. El ataque se prolongó durante varias horas. Los atacantes trataron de incendiar el edificio de la iglesia en un nuevo asalto el sábado, pero una unidad de almacenamiento de agua en el techo de la estructura debilitó el fuego, según los testigos.

Cuatro personas, entre ellas un sacerdote, sufrieron heridas leves de piedras arrojadas a la multitud.

El ataque fue la culminación de un extraño incidente en el que un musulmán que vive en una casa que comparte una pared con la iglesia hizo un agujero en la pared para poder espiar a los cristianos, de acuerdo con los miembros del clero con estrechos vínculos con la iglesia.

Los miembros de la congregación descubrió el agujero de unos tres meses. El musulmán, su familia y un puñado de aldeanos comenzaron una campaña de intimidación en contra de la iglesia, alegando que era contrario a la ley islámica la construcción de una iglesia al lado de una casa musulmana.

La iglesia se ofreció a comprar la casa del hombre, en un “acuerdo de reconciliación” común en Egipto. Según la versión de los fieles cristianos, el musulmán rechazó cualquier solución que no pasara por la marcha de los cristianos del edificio. El sacerdote se vio obligado a firmar un documento declarando que no se ampliaría el edificio de la iglesia. No se tomaron medidas contra el hombre que abrió el agujero en la pared de la iglesia.

Los cristianos se sienten cada vez más desprotegidos. De hecho, denuncian que durante el primer ataque la policía estaba presente pero no hizo nada para detener el asalto. En el segundo día la policía detuvo a algunos de los aldeanos. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.