Consejo Evangélico de Venezuela califica la renuncia de Benedicto XVI como un “acto responsable”

El Consejo Evangélico de Venezuela manifestó su aprecio por el gesto del papa Benedicto XVI de renunciar a su pontificado, hecho que se concretará el próximo jueves 28 de febrero.

A través de un comunicado de prensa, manifestaron su “mayor aprecio por lo que consideramos el tipo de ejemplos plenos de desprendimiento que cada vez más necesita nuestra civilización”.

En el documento expresan que la renuncia de Sumo Pontífice es “un acto responsable, y desprendido. Esto no por el mero acto de renunciar, sino por los motivos que sustentan esa decisión. Pues son las circunstancias y los contextos los que nos ayudan a evaluar la legitimidad de una dimisión, de modo que habrá momentos en la vida en que no renunciar será un acto de valiente resistencia, mientras que otras circunstancias y motivos harán que la renuncia sea un testimonio de dignidad, bondad, y respeto por aquellos a quienes servimos”.

También se comprometieron a orar por la perseverancia de Venezuela, recordando la devaluación del Bolívar aplicada por el gobierno, la cual a su juidio genera un “creciente empobrecimiento”.

Lea completo el comunicado del Consejo Evangélico de Venezuela:

El Consejo Evangélico de Venezuela, en correspondencia con su vocación de diálogo interreligioso, y en torno a las recientes noticias que ocupan a la opinión pública nacional como lo son la renuncia del Papa Benedicto XVI y las comunicaciones emitidas el pasado viernes respecto a nuestro signo monetario, manifiesta lo siguiente:

Al opinar respecto a la renuncia del Papa Benedicto XVI lo hacemos desde dos realidades, desde nuestra clara identidad evangélica vinculada con el protestantismo histórico, y también desde el respeto por la fe de millones de personas que confiesan la religión católica. Así, nuestra condición religiosa, aunque distinta al catolicismo romano, nos convoca a manifestar nuestro mayor aprecio por lo que consideramos el tipo de ejemplos plenos de desprendimiento que cada vez más necesita nuestra civilización.

Consideramos la renuncia del Papa como un acto responsable, y desprendido. Esto no por el mero acto de renunciar, sino por los motivos que sustentan esa decisión. Pues son las circunstancias y los contextos los que nos ayudan a evaluar la legitimidad de una dimisión, de modo que habrá momentos en la vida en que no renunciar será un acto de valiente resistencia, mientras que otras circunstancias y motivos harán que la renuncia sea un testimonio de dignidad, bondad, y respeto por aquellos a quienes servimos.

En la jornada de la vida, renunciar por motivos egoístas nada tiene de loable, pero dimitir por considerar que es lo mejor para la institución a la cual se sirve constituye un acto de esplendida abnegación.

Nos resultan admirables los dirigentes que hacen que las instituciones trasciendan al personalismo. Los que no pretenden generar un culto en torno a su propia persona. Los que no hacen del poder el centro de su identidad. Los que atendiendo al ejemplo de Jesús saben que deben priorizar a los servidos por encima del interés personal.

Por esto, nuestro mayor respeto por el testimonio y ejemplo que Joseph Ratzinger hoy entrega al liderazgo mundial. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.