Pediatras aconsejan limitar a los niños el tiempo de ver televisión

Consecuancias niños mirar televisión
Un grupo de pediatras británicos, encabezados por el psicólogo Aric Sigman, concluyen, en un estudio publicado en la revista médica «Archives od Disease in Chilhood», que los pequeños menores de tres años no deberían estar en contacto con estos dispositivos en absoluto.

Para los niños de entre 3 y 16 años sugieren que se fije un límite de dos horas diarias. Estos expertos dicen que una exposición mayor a las pantallas puede provocar daños en el desarrollo físico y cognitivo del niño, como obesidad, problemas cardíacos, falta de atención o falta de empatía.

El informe señala que con diez años, en Gran Bretña, un niño tiene acceso regular en su casa a una media de cinco pantallas diferentes, entre televisiones, videoconsolas, smartphones, portátiles y tabletas. Pero una de las conclusiones más impactantes del estudio es que para cuando un niño nacido hoy cumpla 7 años, ya habrá gastado frente a una pantalla las horas equivalentes a un año entero de su vida.

En España, los niños de entre 4 y 12 años, con una media de dos horas y 44 minutos al día, son de los que más televisión ven en Europa, solo superados por los italianos, que dedican dos horas y 50 minutos, según el último informe «Kids TV Report» . Y eso que dicho informe no tiene en cuenta las horas que pasan frente a otros dispositivos. Así que calculen. Pero, ¿es exagerado aislar completamente a los menores de 3 años de las tecnologías tal y como recomienda el estudio liderado por Aric Sigman?

Los expertos consultados por ABC consideran que sí. «Va contra la realidad porque a los niños no se les puede aislar del mundo. Lo que hay que hacer es controlar el tiempo que dedican a mirar una pantalla y los contenidos. Que no estén solos», aconseja el doctor Jordi Pou, pediatra y coordinador de seguridad y prevención de la Asociación Española de Pediatría. Este experto recomienda que el tiempo no exceda de la hora diaria cuando se trate de niños muy pequeños y no más de dos horas al día para los mayores de tres años. Además, destaca la importancia de practicar ejercicio «al menos una hora al día» para evitar el sedentarismo y la obesidad.

Mejor «limitar» que «prohibir»
Por su parte, Celso Arango, jefe de Psiaquiatría del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, no cree que ver la televisión con moderación sea nocivo para los niños, «siempre y cuando vean cosas adecuadas para su edad». «Lo que no se puede hacer es poner al niño frente a la tele para que esté callado», advierte. De la misma opinión es el doctor Pou, que señala que «lo malo» es utilizar las tecnologías «como si fueran la canguro». También desaconseja usar el móvil o las tabletas para que el niño juegue y no llore porque «se crean malos hábitos». «Los niños tienen que llorar y coger rabietas y aprender que no se puede hacer todo», alerta el experto.

Por su parte, el psicólogo y pedagogo terapeuta Javier Urra también se muestra más partidario de «limitar» que de «prohibir». «Los niños de ahora saben lo que es el on y el off antes de hablar, caminar o leer, pero no hay que tenerle miedo a las nuevas tecnologías», señala. El problema viene, según este experto, cuando el niño pierde el contacto con la realidad. «El ser humano necesita piel con piel, jugar, pelear, aprender a pedir perdón... Porque si no, generamos tipos muy dependientes, solitarios y encerrados en sí mismos», alerta.

Un punto en el que coinciden los tres expertos es en la necesidad de supervisar el tiempo y los contenidos y eso implica sacar de la habitación del menor cualquier dispositivo. En este sentido, el doctor Arango avisa: «Tener la tele en el cuarto puede desencadenar trastornos en el sueño. La habitación debe ser un lugar de reposo». AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.