Inundaciones por lluvias torrenciales dejan más de mil muertos en la India


Nueva Delhi, INDIA.- Las inundaciones de esta semana en el norteño estado indio de Uttarakhand dejan hasta hoy más de mil muertos y varios de miles de desaparecidos, un escenario que pudieran empeorar nuevas lluvias monzónicas desde el lunes.

En una carrera contra el tiempo, el ejército y otras fuerzas de rescate aceleran las operaciones de evacuación de más de 20 mil personas que, carentes de alimentos, agua potable y medicamentos, siguen atrapadas en el anegado territorio, contiguo al Himalaya, la cordillera más alta del planeta,  según publica la Agencia Prensa Latina.

Tal circunstancia, junto a la destrucción de decenas de puentes y carreteras debido a los deslizamientos de tierra, entorpece en grado sumo las labores de salvamento, confiadas casi en absoluto a helicópteros. Se teme que las lluvias en perspectiva agraven la situación.

Fuentes del ejército indicaron que la tarea es especialmente difícil en la zona llamada Jungle Chatti, rodeada de montes con pendientes verticales y donde hay más de 500 personas aisladas, y en Sonprayag, que sobre los tres mil metros es una de las localidades más altas habitadas por civiles.

De fallar en el intento en esas y otras áreas, el número de muertos aumentará indefectiblemente debido a la carencia de alimentos y agua potable que sufren los atrapados, amén de las condiciones de insalubridad resultantes del desastre.

Las cifras de fallecidos y desaparecidos son provisionales y según autoridades locales, pudieran triplicarse o cuadriplicarse cuando sea posible hacer el conteo definitivo de las pérdidas. "Pero eso será cuando el tiempo amaine, ahora lo importante es salvar vidas", dijeron.

El jefe del gobierno estadual, Vijay Bahuguna, describió las inundaciones como "un tsunami entre montañas" y las calificó como el peor desastre en su tipo jamás ocurrido en la historia del Himalaya. Tomará largo tiempo reconstruir Uttarakhand, lamentó. ls/asg/ AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.