Adventista es condenado a cadena perpetua por enviar un mensaje de texto “blasfemo”

PAKISTÁN.- Sajjad Masih Gill, de 28 años, residente en el distrito de Pakpatan, en Punjab, ha sido condenado por la justicia a cadena perpetua y a una multa de unas 200.000 rupias pakistaníes (unos 2.000 dólares) por ultraje al profeta Mahoma y al islam.

La legislación pakistaní en materia de blasfemia es de máximo rigor en Pakistán y constantemente criticada en el ámbito internacional.

Pero el aspecto inédito de este caso es que el joven está acusado de “SMS blasfemos”, es decir, de blasfemia a través de su teléfono móvil, versión que contesta el abogado que ha seguido el caso, Nadeem Anthony. Él asegura que no hay pruebas contra su cliente, informó la agencia Fides.

Según miembros de la comunidad cristiana de Gojra, las acusaciones contra el joven son infundadas: en su teléfono móvil, enviado a la policía, no había ningún mensaje blasfemo. Tampoco habría ningún testigo presencial.

Según una reconstrucción del periódico Minorities Concern of Pakistan, detrás de este caso hay una historia de rivalidad amorosa y celos: una joven, enamorada de Sajjad Masih Gill, habría sido casada por sus padres con otro hombre residente en Reino Unido. Este último, por celos, habría registrado una línea de teléfono en nombre de su rival y enviado los SMS (La Vie).

Los abogados de la defensa han anunciado un recurso de apelación ante el Tribunal Supremo. La comunidad de los adventistas del séptimo día, de la que el joven es miembro, se ha reunido en oración por Gill, por su familia y por todas las víctimas inocentes de la ley de la blasfemia.

Los cristianos, que representan unos 2,5 millones de personas de los 162 millones de habitantes de este país de mayoría musulmana, reclaman una revisión de esta ley antiblasfemia, introducida en el país en 1986, que castiga con cadena perpetua e incluso con pena de muerte todo atentado contra los sentimientos religiosos de los musulmanes.

La ley se utiliza habitualmente por personas que la invocan para arreglar asuntos personales.

Fuente: Fides, Aleteia, AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.