Cómo hacer para que mejore el rendimiento escolar de tu hijo

Jugar al fútbol con los amigos, saltar en el parque, subir y bajar por columpios, correr, nadar... La actividad física en los niños no solo contribuyen a que tengan una salud mejor sino también a que sean más felices. El deporte les hace «más fuertes, también de mentalidad, más sociables y padecen menos trastornos mentales como la depresión o ansiedad. (...)

Además, hacer deporte también mejora el rendimiento escolar en la infancia, lo que se traslada a la vida del adulto». Los beneficios al detalle que aporta el deporte a los pequeños de la familia se exponen en el último cuaderno Faros, del Observatorio de la salud, la infancia y la adolescencia del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

Coordinado por Franchek Drobnic, doctor en medicina, fisiólogo del F.C. Barcelona y jefe del departamento de Investigación del Deporte del Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat (CAR), este cuadernillo («La actividad física mejora el aprendizaje y el rendimiento escolar») hace un repaso de los principales beneficios que tiene la actividad física y el deporte en la salud integral del niño, en el aspecto físico, mental, conductual, emocional y en la adopción de valores. Y recuerda que puede beneficiar a todos: a niños con problemas de conducta, con enfermedades crónicas, con discapacidad física o intelectual...

El deporte es un bálsamo contra la adversidad. Practicando deporte se transmiten valores, se adquiren hábitos saludables, buenas costumbres alimentarias...

Eso sí, los expertos que han participado aconsejan que los niños nunca deben practicar deporte de forma obligada o bajo presión, sino que deben hacer deporte como un juego, como un espacio de recreo y socialización en el que el niño se divierte y adquiere valores. Y recuerdan que la mejor manera de inculcar hábitos saludables es dar ejemplo. Por eso, practicar ejercicio en familia en muy beneficioso.

Estas son las ventajas que expone el cuadernillo Faros cuando un niño adquiere unos hábitos de actividad física diaria y practica deporte de forma regular (más concretamente, si realiza al menos 30 minutos de actividad física moderada y 30 de actividad vigorosa casi todos los días de la semana).

Adquirirá un mejor rendimiento académico y una mayor capacidad de atención.

Tendrá menos probabilidades de sufrir trastornos depresivos o de ansiedad.

Mejorará su estado anímico y emocional.

Mejorará su bienestar psicológico, la confianza en sí mismo y la autoestima.

Favorecerá su socialización y su autonomía.

Adquirirá ciertos valores como la constancia, la perseverancia, la humildad, el esfuerzo, el trabajo en equipo, la disciplina, la cooperación, el compañerismo, etc.

Tendrá un estado de salud óptimo, se encontrará mejor y se sentirá más fuerte.

Controlará un estado de peso adecuado.

Reducirá las probabilidades de sufrir enfermedades en la edad adulta como la diabetes, la osteoporosis, la obesidad, enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer.

Practicado de forma correcta, favorecerá la prevención de lesiones.

Fuente abc.es, AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.