Ejército sirio lucha por recuperar ciudad cristiana de Maalula tomada por rebeldes islamistas

Las fuerzas del régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, han lanzado este lunes una ofensiva para retomar la localidad histórica de Maalula, una ciudad de mayoría cristiana situada al norte de Damasco, según han informado el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos.

Los militares y paramilitares afines al régimen entraron en la ciudad en la mañana del sábado, pero se vieron obligados a retirarse esa misma tarde, tras la llegada de refuerzos de los insurgentes.

Sin embargo, el ejército siguió bombardeando a los insurgentes islamistas y se han producido combates esporádicos el domingo y el lunes, según el director del Observatorio, Rami Abdelrahman. Ya el lunes los combates han sido de menor intensidad. Abdelrahman ha señalado que al menos 18 milicianos rebeldes murieron en los combates del sábado, pero no pudo concretar las bajas entre el ejército.

Maalula, un pueblo cargado de historia y símbolo del entendimiento religioso –habitado en su mayoría por cristianos–, cayó en manos de rebeldes islamistas, según confirmó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, cuyo portavoz explicó que el Frente Al Nusra –un grupo ligado a Al Qaeda– y el Frente de Liberación de Qalamon tomaron el control de la pequeña ciudad el sábado por la noche.

Tras varios días de combate, las tropas gubernamentales que defendían esta localidad centenaria, considerada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, se tuvieron que retirar a las afueras, según señaló el Observatorio Sirio. Unos 1.500 rebeldes controlan ahora Maalula, situada a unos 60 kilómetros al norte de Damasco y cercana al valle de Qalamon, un lugar estratégico. Un vecino contactado telefónicamente por el Observatorio Sirio dijo que los rebeldes habían atacado iglesias cristianas y casas, por lo que muchos vecinos huyeron: «Ahora es un pueblo fantasma», indicó la misma fuente.



Un portavoz del Observatorio Sirio afirmó que las tropas leales a Asad controlan las entradas del municipio, un lugar famoso por su patrimonio histórico y por ser uno de los últimos pueblos donde se utiliza el arameo, la lengua que hablaba Jesús. Testimonios recogidos por la agencia Ap indican que los rebeldes que tomaron la localidad acosaron a los cristianos y que en algunos casos les obligaron a convertirse al islam bajo amenaza de muerte. 

Un residente aseguró que la mayoría de los rebeldes eran extranjeros, principalmente tunecinos, marroquíes, chechenos y libios.

Fuente: larazon.es, edición: AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.