Milagro en Kenia: Descubren reservas de agua en un país que se muere de sed

Un equipo de científicos patrocinados por la UNESCO ha descubierto una reserva subterránea de agua con 200 billones de metros cúbicos, cantidad suficiente para abastecer a la población por 70 años.

El acuífero Lotikipi Basin ha sido el más grande encontrado en esa región y representa el 900% del total de reservas de agua de Kenia hasta el momento.En la búsqueda se utilizaron radares, imágenes de satélite y tecnología geológica, según publica elpais.com.

Casi la mitad de los keniatas, 17 millones, sufre la falta de agua potable, por lo que ya se habla de que es mejor que haber descubierto petróleo ya que cambiará la vida de la población al posibilitar el desarrollo de esta zona con la creación de granjas e infraestructuras.

Se da por hecho la existencia de dos enormes acuíferos, falta determinar el tamaño de otros tres pozos, aunque los científicos creen que serán mucho más pequeños. Los hallazgos se han producido en el área semidesértica de Turkana, en el norte de Kenia, alrededor del lago salino del mismo nombre que comparte con Etiopía.

Se han acabado las muertes por hambre y sed”, afirma Alain Gachet, el director del proyecto, que expresó que el agua hallada en el país africano "es de gran calidad, fresca y apta para beber directamente"

El Turkana es el mayor lago del mundo en un desierto permanente y, según la asociación Amigos del Lago Turkana, su ubicación remota lo ha preservado. Hoy es una de las regiones más salvajes y vírgenes, con una rica biodiversidad y fauna. Unas 700.000 personas repartidas en pequeñas comunidades intentan sobrevivir de la pesca y el ganado, actividades que se ven afectadas por la falta de agua.

Tras el anuncio del descubrimiento, la ministra de Medio Ambiente keniana, Judi Wakhungu, escribió en las redes sociales, que los acuíferos traían “esperanza para el alivio de la sequía en las zonas rurales del norte”, con un 37% de población malnutrida. El ingeniero encargado de las prospecciones, el francés Alain Gachet, ha ido más lejos al asegurar que las reservas hídricas supondrán un cambio total de Turkana en los próximos 10 años y el “fin de las muertes por hambre y sed”.

La misión de la Unesco ha contado con la colaboración del Gobierno keniano y la financiación japonesa, que ha permitido mapear la zona a través de una nueva tecnología de exploración por satélite que utiliza técnicas de la búsqueda de petróleo para encontrar los depósitos hidráulicos. Los científicos aseguran que los acuíferos kenianos no están a mucha profundidad, por lo que confían en que su explotación será rápida y no demasiado cara. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.