Revelan respuesta de Albert Einstein a la pregunta: ¿Los científicos oran?

Albert Einstein responde carta: ¿Los científicos oran?
En una clase de escuela dominical de la iglesia de Riverside, se planteó la interrogante, si los científicos oraban. Esa fue la pregunta que ocupaba los pensamientos de una clase de sexto grado en el año 1936, mientras los alumnos buscaban la respuesta, a una niña se le ocurrió una brillante idea.

La joven llamada Phyllis, pensó en la persona indicada para dar respuesta a esta pregunta, así que tomó un papel y escribió una nota cortés y curiosa al gran físico Albert Einstein, y probablemnte se sorprendió al recibir una respuesta considerada. El intercambio de estas notas fue publicado en el libro "Cartas de Albert Einstein desde y hacia los niños", editado por Alice Calaprice.

La niña escribió:

Mi querido Dr. Einstein,

Hemos planteado la pregunta en nuestra clase de la escuela dominical: ¿Los científicos oran?. Comenzó preguntando si podríamos creer en la ciencia y la religión. Nos dirigimos a los científicos y otros hombres importantes para tratar de tener nuestra propia pregunta contestada.

Nos sentiremos muy honrados si va a responder a nuestra pregunta: ¿Los científicos oran, y qué es lo que ellos piden?

Estamos en el sexto grado, la clase de la señorita Ellis.

Atentamente,

Phyllis

Einsten respondió apenas cinco días después, compartiendo con ella sus pensamientos sobre la fe y la ciencia:
24 de enero 1936

Querido Phyllis,

Voy a tratar de responder a tu pregunta tan simple como pueda. Aquí está mi respuesta:

Los científicos creen que cada ocurrencia, incluyendo los asuntos de los seres humanos, se debe a las leyes de la naturaleza. Por lo tanto, un científico no puede estar inclinado a creer que el curso de los acontecimientos puede ser influenciada por la oración, es decir, por un deseo sobrenatural manifestado.

Sin embargo, debemos admitir que nuestro conocimiento actual de esta fuerza es imperfecta, por lo que al final de la creencia en la existencia de un Espíritu es definitiva y se basa en un tipo de fe. Tal creencia sigue siendo generalizada, incluso con los logros actuales en la ciencia.

Pero también, todos los que están seriamente involucrados en la búsqueda de la ciencia se convencen de que un Espíritu se manifiesta en las leyes del universo, que es muy superior a la del hombre. De esta manera la búsqueda de la ciencia conduce a un sentimiento religioso de un tipo especial, que sin duda es muy diferente de la religiosidad de alguien más ingenuo.

Con saludos cordiales,

A. Einstein
Aunque la carta no revela mucho acerca de puntos de vista personales de Einstein sobre la religión, que brillantemente se las arregla para capturar el sentido sublime de extrañar, que la ciencia puede evocar de una manera que es posible describir como "religioso". AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.