Hombre a punto de morir ahorcado se salva al ser perdonado por la madre de la víctima

Mujer iraní perdona a un hombre de la horca con una cachetada
IRÁN.- Un hombre con la soga en el cuello a punto de ser ejecutado, fue perdonado por la madre de la víctima, quien con una cachetada, libró al sentenciado de una muerte segura.

La agencia iraní ISNA, publica un un informe y fotos de lo iba ser la ejecución de un joven de 20 años, Balal, por un asesinato cometido cuando tenía 13 años, según publica el diario The Guardian.

Cuando Balal sintió la soga al cuello, debió pensar que estaba a punto de tomar su último aliento. Minutos antes, las personas que se reunieron para ver la ejecución del sentenciado, habían visto como los guardias lo empujaron hacia la horca para lo que estaba destinado a ser otra ejecución pública en la República Islámica de Irán .

Hace siete años, Bilal, que ahora tiene 20 años, apuñaló a Abdollah Hosseinzadeh 18 años de edad, durante una pelea callejera en la pequeña ciudad de Royan, en la provincia septentrional de Mazandaran. En una aplicación literal de la ley de retribución de la Sharia, la familia de la víctima fueron a participar en el castigo de Balal empujando la silla en la que se encontraba.

Pero lo que pasó segundos antes de la ejecución, marcó un incidente poco común en las ejecuciones públicas en Irán. La madre de la víctima se acercó, dio una cachetada al sentenciado y decidió perdonar al asesino de su hijo. El padre de la víctima retira la soga y la vida de Bilal se salvó.

La madre de Balal abrazó a la afligida madre del hombre que había sido asesinado. Las dos mujeres lloraron juntas abrazadas - una porque había perdido a su hijo, la otra, porque su hijo se había salvado.

En Irán, el segundo país con más ejecuciones públicas seguidamente de China, la ley permite a las familias de las víctimas participar en la ejecución de los inculpados dando el empujón final a la silla del ejecutado. Sin embargo la familia de Abdollah Hosseinzadeh decidió hacer todo lo contrario.

El padre de la víctima admite que la solución no pasa por matar a su asesino, que entonces era un adolescente: "Balal no tenía experiencia y no sabía manejar un cuchillo. Fue inocente". AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.