Misionero es sentenciado a cadena perpetua por establecer iglesias

misionero coreano Kim Jung-wook
COREA DEL NORTE.- Un misionero bautista surcoreano, ha sido condenado a cadena perpetua con trabajos forzados, por supuesto espionaje y por tratar de establecer iglesias cristianas clandestinas (sin autorización).

El misionero admitió haber realizado actos religiosos en Corea del Norte y "herir la dignidad" del liderazgo supremo del país, en referencia a la familia Kim.

Las dos Coreas tienen diferentes estilos de ortografía Inglés para los nombres coreanos, por lo que el Norte llama al misionero Kim Jong-uk, pero Seúl se ha referido anteriormente a él como Kim Jung-wook.

Misioneros cristianos se han establecido en los últimos años en Corea del Norte, que no tolera los servicios religiosos y son sancionados de manera estricta. Desertores norcoreanos han dicho que la distribución de Biblias y los servicios secretos de oración, puede significar destierro a un campo de trabajo o ejecución.

Corea del Norte no tiene un poder judicial independiente, no ofrece un juicio justo e impone controles rígidos sobre muchos aspectos de la vida de sus ciudadanos, en particular en materia religiosa, según el departamento de Estado de EE.UU..

El abogado de la defensa de Kim, afirmó que "se arrepintió sinceramente de sus crímenes y se disculpó por ellos" y pidió al tribunal, conmutar la sentencia de muerte exigido por los fiscales.

Analistas externos dicen que Corea del Norte, ha utilizado previamente detenidos extranjeros como moneda de cambio, en esfuerzos para recibir ayuda del exterior y concesiones políticas. La condena se produce en medio de crecientes tensiones en la península coreana, que sigue siendo técnicamente en estado de guerra, porque la Guerra de Corea de 1950-53 terminó en un armisticio, no en un tratado de paz.

Kim fue arrestado en octubre pasado al intentar cruzar al país desde China. Kim se había establecido principalmente en la ciudad Dandong, en China, desde el año 2007, según un amigo en Seúl. Kim ayudó a desertores coreanos del norte, que iban a Corea del sur vía Tailandia, Laos y otros países, dijo su amigo, también bautista.

A principios de este año, un australiano, John Short, fue detenido en Pyongyang por supuestamente tratar de distribuir material cristiano. Más tarde fue liberado después de que él se disculpó. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.