Evangélicos predican en barrios controlados por peligrosas pandillas juveniles

Evangélicos predican pandillas juveniles
Anuncio en ventana de una casa en barrio controlado por pandillas. 
HONDURAS.- Un grupo de evangélicos se ha decidido llevar el mensaje del Evangelio de Jesucristo a las pandillas juveniles de los barrios más peligrosos del norte de la ciudad de Tegucigalpa.

El pastor Efraín Amador y miembros de su iglesia, han iniciado una campaña contra la violencia poniendo anuncios en las casas del barrio "Estados Unidos" y otras tres colonias de la capital hondureña, desgarrados por los enfrentamientos entre las pandillas Barrio 18 y Mara Salvatrucha (MS-13) por zonas para comercializar droga o extorsionar a los vecinos, según la agencia France Press.

Los letreros colocados dicen "Territorio 100% de Jesucristo", que se pueden apreciar en las casas enrejadas y residencias.

Recientemente el pastor Efraín organizó una caminata para hacer un llamado a la paz. Con unos 300 niños disfrazados de tigres, osos pandas, abejas y flores. Algunos adultos iban de soldados romanos o personajes bíblicos efectuando representaciones religiosas en plena calle.

Atento a la caminata de los niños, José, un obrero de 28 años, reflexiona sobre su barrio: "Somos una colonia tachada de violenta. Solo Dios puede sanar esto".

Uno de los expandilleros, que llamaremos Feliciano (nombre ficticio), se ha convertido en el brazo derecho del pasto. Él dice que la única posibilidad de salirse de una pandilla, es convertirse a la fe dentro de una iglesia. La 'deserción' equivale a la pena de muerte.

“Uno puede cambiar el rumbo de una colonia o de un país”, afirma el pastor Amador en la reunión, argumentando que si se hubiera hecho algo a tiempo, no habría crecido tanto el problema de las pandillas en Honduras, considerado en la actualidad el país más violento del mundo.

Junto a su esposa dirige un modelo de organización juvenil que imita la estructura de las pandillas o maras, pero cuyo objetivo es alejarlos de la criminalidad y la violencia.

Las maras están organizadas en pequeñas células –clicas, en su argot–, que controlan una zona determinada. Las clicas evangélicas hacen grupos de oración y promueven actividades motivadoras como la caminata infantil.

"Acercarse a Dios es lo único que queda en estos barrios marginados", coincide Marvin Rodríguez, de 48 años, aunque reconoce que este año "la situación ha mejorado con la Policía Militar". AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.