Yihadistas filipinos reciben a Cristo después que secuestraron misioneros

Yihadistas filipinos secuestran misioneros
FILIPINAS.- Una misionera que fue secuestrada junto a su esposo en Filipinas, dio testimonio de la conversión a Cristo de sus captores, quienes cumplen condena en una prisión de máxima seguridad en Manila.

Gracia Burnham y su esposo Martín, fueron secuestrados junto a otros 18 cristianos en el año 2001, por el grupo terrorista yihadista Abu Sayyaf, quienes los mantuvieron como rehenes durante un año en la selva de Mindanao.

Finalmente, el ejército filipino intervino en junio del 2002 para liberar a los cristianos, pero tristemente, el esposo de Gracia murió durante la operación de rescate.

Recientemente, Gracia volvió a Filipinas después de 14 años de ese lamentable suceso, y dijo que fue devastador el haber perdido a su esposo, pero milagroso, el hecho de haber recuperado la libertad.

Misioneros cristianos secuestrados en Filipinas
Martín y su esposa Gracia Burnham.
Burnham narra lo que Dios le enseñó durante su cautiverio: "En mi caso, lo que aprendí fue lo que soy en Cristo. Creo que si le preguntara a mis hijos, dirían que soy otra persona, que salió diferente de la selva. Después de lo que pasé, vi mi pecado y mi odio a esas personas (los captores), y fue impactante. Pero cuando vi lo que realmente era, entonces aprendí acerca de la gracia de Dios en una forma totalmente nueva".

Se han producido situaciones milagrosas en la historia de Burnham. "Me he enterado que algunos de los chicos que participaron en el secuestro, han enderezado su camino, gracias a una pareja de misioneros que comparten la Palabra de Dios en la prisión. Hasta el momento, cuatro ex terroristas han llegado a conocer a Jesús como su Salvador".

"Dios escribe realmente buenas historias. Todo esto está sucediendo en una prisión de Filipinas, pero yo ni lo sabía, pero el Señor me permitió ser parte de esta historia, por eso estoy muy agradecida a Él", dijo la misionera.

También se expresó cómo su experiencia ha influido en sus pensamientos en las misiones. "Creo que mi filosofía de las misiones es sólo amar a las personas e invitarlos a conocer a Cristo. Debemos contar nuestro testimonio de lo que Dios hizo, y cómo Dios puede trabajar en sus corazones y en sus vidas", dijo. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.