Hombre abandona idea de suicidio tras escuchar prédica en iglesia

BRASIL.- Un hombre decidido a quitarse la vida, entró a una iglesia y escuchó el mensaje del Evangelio, que tocó su corazón y le llevó a entregar sus cargas a Dios, desistiendo de la idea del suicidio.

El hombre, triste y agobiado por el sufrimiento, pasaba por la iglesia y sintió la necesidad de ingresar. Ya dentro del templo, escuchó el sermón de un misionero extranjero, que fue usado por Dios para salvar la vida de esta persona.

Charles, quien trabaja con su esposa como misioneros en el sur de Asia, ese día asumió un desafío, predicar solo en una reunión de oración, a pesar que no domina muy bien el idioma. Después del tiempo de adoración, Charles fue invitado a compartir el mensaje.

Al final de la reunión, cuando el misionero salía de la iglesia, fue abordado por este hombre que parecía bastante abatido, angustiado y depresivo. Su historia fue chocante. El hombre de 48 años, comentó qué había hecho en sus 26 años de matrimonio y que tenía tres hijos. A pesar de eso, su mujer lo dejó y entonces él resolvió quitarse su propia vida.

Para ello, escribió en un billete y lo dejó encima de la nevera al salir de casa. Durante el recorrido, el hombre pasó frente a la iglesia y sintió a Dios hablar a su corazón y que debía entrar. Cuando entró, vio a un extranjero que hablaba un portugués “muy divertido” y pensó consigo mismo que aquello no tendría provecho alguno. Pero el mensaje del misionero era exactamente sobre sus problemas.

“Cuando comparé que en el matrimonio las finanzas pertenecían a los dos, esa parte tocó su corazón porque nunca había compartido su dinero con la esposa, que lo dejó”, dijo el misionero. El hombre lloraba mucho, y Charles oró con él, lo llevó a un desayuno y lo presentó al pastor, que comentó que lo conocía.

Después, el misionero y el pastor llevaron al hombre a casa, donde encontraron a su hija, que estaba llorando por haber leído el billete, sabiendo que el padre había salido de su casa para matarse. “Todos tuvimos un tiempo para llorar y orar por ellos. Alabado sea Dios, que restauró la vida de ese hombre”, finalizó Charles. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.