Óscar Pistorius, el atleta cristianos con prótesis que cumplió su sueño en Londres 2012

El atleta sudafricano Oscar Pistorius se convirtió el sábado en el primer amputado en competir en la pista en los Juegos Olímpicos. Pistorius compitió en su serie de velocidad en una distancia de 400 metros, en la que sorprendió a todos al conseguir el segundo mejor tiempo clasificándose para las semifinales.

Pistorius, que está amputado de ambas piernas y corre gracias a unas hojas de fibra de carbono incrustadas, completó la vuelta a la pista en 45.44 segundos. Este tiempo y la posición en carrera - fue segundo - le permiteron estar en la prueba de semifinales, que se celebró el domingo por la noche.

En esta serie Pistorius no pudo acercarse a su gran tiempo de las eliminatorias y terminó último. A pesar de no clasificarse para la final, se presentó ante los periodistas con su característica sonrisa, feliz por haber participado en unos Juegos en los que pudo sentir el apoyo del público como nunca antes.

Tras terminar la carrera del sábado, Oscar Pistorius estaba radiante. "Es el sueño de mi vida hecho realidad, lo mejor que me ha pasado. He luchado durante seis años para estar aquí y el recibimiento del público de Londres, que es como mi segunda casa, me ha hecho llorar. Ha sido mi mayor recompensa. Me siento orgulloso de esto que he hecho. Como decía mi madre, el perdedor no es aquella persona que se involucra y llega la última, sino aquel que no se involucra de entrada. Ella no aceptaba un no por respuesta. Era dura. Murió hace diez años, pero he pensado mucho en ella", declaró.

Las prótesis que han dado fama a Pistorius son conocidas como cheetahs y las fabrica una firma especial en Islandia.Cada par cuesta más de 20.000 euros.Sobre la mesa tiene dos ofertas de Hollywood para llevar su historia a la gran pantalla.Los patrocinadores también se lo disputan: presta su imagen a Visa, Honda, Ossur, Nike y Oakley.

La madre de Oscar murió inesperadamente hace seis años. No pudo disfrutar del éxito de su hijo. Sin embargo, cuando él tenía apenas un año le escribió una carta para cuando fuera mayor, que decía: “Un perdedor no es quien llega el último sino aquél que se sienta y mira y nunca ha intentado correr”.

Una de las frases que mejor le definen la dijo él mismo, cuando le preguntaron por su discapacidad. Pistorius simplemente explicó: "Todo el mundo tiene alguna discapacidad… las peores son las del espíritu". AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.