Reconstruyen mansión donde vivirá Jesús cuando regrese a la tierra

En lo alto de una colina en Riverdale, en la ciudad de Nueva York, una mansión rodeada por un extenso bosque y muchas historias. Los propietarios originales construyeron esta casa de lujo para que resida Jesucristo en su segunda venida.

Recientemente, la casa ha sido restaurada y puesta a la venta por $ 15 millones, con un precio adecuado teniendo en cuenta su ubicación y sus lujosas instalaciones. La casa fue construida en 1928 por la familia Griscom, un grupo de devotos de la Teosofía.

Según la Sociedad Histórica de Nueva York, la casa sirvió como lugar de retiro espiritual para la familia Griscom, donde podrían armonizar con la naturaleza. Pero la familia rara vez visitó la mansión.

La casa de lujo fue construido para albergar el mismo Jesús, puesto que él ocupa un papel importante en la Teosofía, aunque no lo consideran como Dios encarnado.

En efecto, la Teosofía es un grupo religioso que estudia la sabiduría de todas las religiones. El nombre de la secta se deriva del griego theos palabras (dios, deidad) y Sofía (sabiduría). También se llama "ciencia sagrada", su objetivo era investigar y difundir "las leyes que gobiernan el universo."

Para ellos, no es el supuesto de la existencia de una doctrina secreta y universal que todas las religiones son esencialmente la misma religión. El descubrimiento de estas leyes universales se llevó a cabo, decían, por las revelaciones hechas por los espíritus que se manifiestan por cartas dirigidas a los fundadores, Helena Blavatsky y Olcott Henry.

La mansión tiene siete dormitorios, cinco baños y aseos tres. Hay alrededor de 5.000 metros cuadrados de construcción en un área de 2,3 hectáreas. Acabados de oro y plata adornan los techos y los pisos son de mármol importados. Los candelabros costosos fueron adquiridos de conocida Plaza Hotel. Además, hay una sala de fitness, sauna y terraza con jacuzzi.

El hijo mayor de Griscom, Ludlow, heredó la casa y cuando él murió, donó el espacio para la Universidad de Manhattan en 1969, por lo que podría convertirlo en residencias para estudiantes. Sin embargo, la institución académica prefirió vender la propiedad.

Sandra Galuten, que vive en la casa desde 1987, hizo un contrato de arrendamiento de 99 años. Ella y su marido, ya fallecido, pasó casi 25 años renovando la casa con ganas de volver a su esplendor original. Incluso después de todos estos años, los lugareños siguen llamando el lugar "la mansión de Jesús." AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.