Musulmanes queman una escuela y acusan a profesora de blasfemia contra el profeta Mahoma


Islamabad, PAKISTÁN.- La policía pakistaní de Punjab, una región del centro del país, está intentado localizar al dueño de una escuela privada y a una profesora, denunciados por haber insultado al profeta Mahoma, informaron hoy fuentes oficiales.

En la capital de la provincia, Lahore, una multitud de más de 200 personas prendió fuego a la escuela para mujeres Farooqi y acusó a sus profesores de ofrecer contenido blasfemos a sus estudiantes.

La docente, Irfa Ahmed, ha sido acusada de blasfemia porque supuestamente distribuyó fotocopias de una hoja de ejercicios en la que, al parecer por accidente, se incluyeron unos “comentarios ofensivos” hacia el “profeta Mahoma“ escritos a mano.

Tras conocerse hace unos días la supuesta blasfemia, hubo quejas de algunos padres y ayer se produjo ante la escuela una concentración de familiares, vecinos y elementos radicales que derivó en el asalto al centro educativo.

“Estamos buscando al propietario, Asim Farooqi, y a la profesora Irfa Ahmed, que han sido multados por la ley sobre la blasfemia”, explicó el agente Azam, que se identificó usando solo un nombre.

Las informaciones locales indican que miembros del grupo islamista clandestino Yamatud Dawah y estudiantes miembros de un partido religioso se encontraba entre la turba, pero la policía no confirmó esta información.

Al menos una persona resultó herida cuando los manifestantes se enfrentaron con la policía desplegada alrededor de la escuela antes del ataque. Los manifestantes prendieron fuego al edificio e impidieron la actuación de los bomberos.

La legislación antiblasfemia de Pakistán surgió el período de dominación británica para prevenir choques religiosos, pero en los años 80 una serie de reformas impulsadas por el dictador Mohamed Zia ul Haq (1977-1988) dio alas a los extremistas para abusar de la ley.

Desde entonces, se ha producido un millar de acusaciones por blasfemia, casi siempre a instancias de imanes locales que intentan amedrentar a las minorías religiosas o buscan algún tipo de beneficio.

Los abusos referentes a la legislación antiblasfemia en Pakistán volvieron a hacerse patentes el pasado mes de agosto cuando una niña cristiana de 13 años y con discapacidad psíquica fue acusada en base a pruebas falsas de blasfemia por quemar textos sagrados.

La menor, Rimsha Masih, estuvo encarcelada tres semanas antes de ser liberada bajo fianza y ahora se encuentra en un lugar secreto bajo protección oficial por temor de que ella o su familia sean atacados por radicales. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.