Autoridades chinas destruyen iglesia cristiana

Autoridades chinas destruyen iglesia cristiana
Excavadoras arrasaron uno de los lugares de culto más grandes de la ciudad de Wenzhou, la iglesia Sanjiang, sancionada por el Estado, en medio de acusaciones al Partido Comunista, que se estaba preparando para lanzar un ataque contra del cristianismo en todo el país, según publica The Telegraph.

Por lo menos 10 iglesias en la provincia de Zhejiang han recibido la orden de retirar sus cruces llamativas o se enfrentan a la demolición parcial o total, afirman los activistas. Ya este mes dos iglesias, una católica, una protestante, han sido arrasadas.

Los funcionarios del Partido Comunista insisten en que las demoliciones son una cuestión de obras sin licencias y no persecución religiosa.

Sin embargo, sea cual sea la verdad, la destrucción altamente simbólica de la iglesia Sanjiang, una congregación aprobada por el Gobierno, ha producido crecientes tensiones entre una iglesia grande y creciente frente a un Partido Comunista que parece cada vez menos tolerante con aquellos grupos que ve como una amenaza a su poder.

iglesia destruida en China
El propósito de demolición la iglesia esta semana sigue siendo confuso, con opiniones divididos sobre si era el resultado de un resentimiento regional contra el cristianismo o una orden directa de Beijing. Sin embargo, algunos dentro de la comunidad cristiana temen que Beijing se está preparando para una campaña nacional en contra de la iglesia con el objetivo de detener el crecimiento del cristianismo, que es considerado problemático movimiento "extranjero".

Los jóvenes chinos a menudo ven el cristianismo como "muy fresco, moderno y atractivo" pero muchos comunistas lo considen como "una enfermedad" que plantea una amenaza potencialmente fatal para la salud del partido, dijo un dirigente subterráneo de una "iglesia en casa".

En la iglesia Sanjiang de Wenzhou ha perdido la confianza esta semana al ver como los equipos de demolición del Gobierno tomaron apenas unas horas para echar a bajo un lugar de culto que fue construido por años de trabajo y mucho dinero invertido en su construcción.

"Ellos deben respetar nuestra fe", dijo un congregante. "La política es tan complicada, especialmente en China". AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.