Mujer con discapacidad predica en silla de ruedas en iglesia

Mujer con discapacidad predica en silla de ruedas
EE.UU.- A pesar de su discapacidad, una mujer predica en una iglesia en silla de ruedas y lidera un ministerio internacional que aboga por las personas con discapacidades. El trágico accidente que la dejó cuadripléjica, no la ha impedido vivir con optimismo.

Joni Eareckson, sufrió un accidente de buceo cuando aún era una adolescente, en la playa de la bahía de Chesapeake, Virginia.. Estaba junto a su hermana y sufrió esta adversidad que la dejó con parálisis en sus piernas y brazos.

El accidente ocurrió el 30 de julio de 1967 y desde entonces, Dios ha trabajado a través de la vida de Joni en las últimas cinco décadas.

"Cuando era niña estaba tan distraída, alegre y apasionada. El mundo estaba justo delante de mí y tenía tantas opciones. Si pudiera volver al pasado, diría: "Mira Joni, ama más a Jesús, obedécelo más, síguelo más y acércate más a Él. No tomes tus propias decisiones sin consultar con Dios", dijo a Christianity Today.

Joni dijo que estaba sorprendida por los últimos 50 años. "Al día siguiente del accidente yo estaba leyendo 1 Pedro 5:10, donde dice: "Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca".

"Creo que Dios lo hace cuando finalmente amamos más a Jesús, cuando lo seguimos de cerca. Tal vez, borre todo el horror, toda la desesperación, toda la depresión del pasado, cuando aprendemos a confiar en Dios. Él echa fuera todos los terribles momentos de angustia, y trae los momentos de esperanza, paz y crecimiento. Cuando recuerdo lo que pasó hace 50 años, veo a Dios trabajando en mí. Esto es muy emocionante. Después de todo este tiempo en una silla de ruedas, todavía ando con Jesús", expresó.

"Cuando me vi incapacitada, sólo quería salir de mi silla de ruedas. Quería caminar de nuevo, quería tener manos que funcionaran. Me aferré a Jesús y recibí su consuelo y fortaleza. El mismo hombre que curó manos y ojos ciegos es también el que dijo: "Si esa mano te hace pecar, quítala, o si ese ojo lo desvía, quítalo"".

"Dios quiere que tengas una curación más profunda. Pero hay cosas más importantes en la vida que caminar y usar las manos. Eso es tener un corazón libre del control del pecado, el orgullo y el egocentrismo. No estoy diciendo que llegué a eso, pues tengo un largo camino por recorrer, pero estoy en camino", concluyó. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.