Halloween es una fiesta satánica que daña a los niños, advierte pastor

Razones para no celebrar Halloween
Un pastor advirtió que Halloween es una fiesta satánica que nadie debe celebrar, mucho menos los niños.

El pastor argentino, Gustavo Schneir, líder de la Iglesia Cristiana Evangélica Bautista de San Isidro, aseguró que Halloween es una fiesta que está "en contra las enseñanzas de Jesús", por lo que dio algunas razones para no celebrarlo.

No es una actividad cristiana: Ninguna iglesia de denominación cristiana celebra esta fecha. Los cristianos no celebramos una noche dedicada a la exaltación de la brujería.

Jesús está en contra de la brujería en todas sus formas: Espiritismo, hechicería, adivinación, lectura de cartas, horóscopos, astrología y tantas máscaras con que se encubre la maldad. Estas han sido declaradas enemigas de la Palabra de Dios desde tiempos muy remotos y van contra todas las enseñanzas de nuestro Señor, quien dice claramente que el que no está conmigo está contra mí.

Halloween sirve para rendir culto a Satanás. Aunque en "apariencia es una actividad recreativa y muy llamativa, sobre todo para los niños, su verdadero significado sigue oculto a nuestros ojos.

"En muchos países, los grupos satánicos usan esa noche para un culto especial dedicado a Satanás y en muchos países alrededor del mundo, se hacen sacrificios humanos, sobre todo de niños que han sido secuestrados de sus hogares y que son ofrecidos como víctimas inocentes en una noche de lujuria, drogas, alcohol y toda clase de desenfrenos, en las llamadas misas negras",  añadió.

Se opone al primer mandamiento: Este tipo de actividades, ni exalta el nombre de Jesús, ni al Padre Celestial y mucho menos al Espíritu Santo Espíritu. Por lo tanto va en contraposición al primer mandamiento de amar a Dios con toda nuestra alma, nuestra mente, nuestro corazón, con todas nuestras fuerzas; en fin con todo nuestro ser.

Participar en esta fiesta es olvidarse de Dios: Participar quiere decir "ser parte de". Si usted participa está siendo parte de una tremenda responsabilidad espiritual: no sólo se está alejando u olvidando de la adoración al Dios Eterno e Inmortal, sino que está siendo parte de una actividad que glorifica a las brujas y a Satanás.

Contamina y esclaviza a nuestros niños: No hay magia blanca y magia negra. No hay brujas buenas y brujas malas. Toda la actividad demoníaca se disfraza y se oculta para ganar adeptos. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.