Bebé declarada muerta por médicos, vuelve a la vida tras oración de su madre

Ashley Shirley y su bebé recién nacida

Una bebé, que fue declara muerta por los médicos mientras aún estaba en el útero de su madre, nació completamente sana después que la mujer y su esposo clamaran a Dios con fe en un milagro.

Ashley Shirley fue informada mientras aún estaba embarazada, que los exámenes prenatales mostraban que su hija no sobreviviría hasta el el momento del parto. Los médicos le dijeron que la bebé tenía una malformación, lo que habría provocado una flexión en los huesos del fémur y la cavidad torácica, así como la ausencia de una parte del cerebro.

Los médicos diagnosticaron que la niña nacería con displasia esquelética, conocida como "enanismo".

“A medida que la bebé crecía, su situación empeoraba. Cada semana volvía al hospital y me decían lo mismo”, recordó la madre, quien ante este escenario comenzó a aceptar que estaba destinada a una difícil situación.

En lugar de planear una feliz llegada para la recién nacida, Shirley comenzó a prepararse para lo más doloroso para una madre: el funeral de su hija.

"Finalmente tuve el coraje de contactar una funeraria. Tuve que hacer algunas llamadas telefónicas muy difíciles para prepararme. Orábamos por lo mejor, confiando en Dios, pero también teníamos que prepararnos para lo peor", dijo.

A medida que se acercaba el parto, la pareja clamó a Dios por un milagro. "Estaba súper nerviosa. Casi me desmayo dos veces, porque estaba muy ansiosa. Todo lo que puedo recordar es que mi esposo me tomó de la mano, puso su frente con la mía y oramos. Rogamos a Dios para que mi hija naciera llorando y respirando. Pareció una eternidad", dijo.

Para sorpresa de todos, la bebé demostró que los médicos estaban equivocados: en sus primeros segundos fuera del vientre, Jocelyn lloró. El equipo se sorprendió al ver que la niña nació con vida y en buen estado de salud.

"Nuestro médico dijo: '¿Dónde nos equivocamos?'. Sé que las personas no son creyentes, pero simplemente dije que era un milagro de Dios, vi con mis propios ojos lo que vieron los médicos. ella tiene algunos problemas menores, pero está viva", dijo Shirley.

La fe cristiana ha sido la fuente de fortaleza en el viaje de la nueva madre. "No puedes preocuparte por el mañana hasta que tengas que enfrentar la realidad. Pero no sé cómo podría haber pasado por todo esto sin mi fe en Jesús", dijo. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.