"Si la obesidad es resultado de la glotonería, es pecado", afirma teólogo

Obesidad es pecado
Ser cristiano con sobrepeso es pecado? Esta pregunta fue respondida por un teólogo, quien buscó aclarar si Dios condena a las personas que no tienen disciplina en el consumo de alimentos.

"Debemos responder esa pregunta por nosotros mismos y no por otros, ya que hay muchas razones para que las personas tengan exceso de peso y no queremos juzgarlas sólo sobre la base de la apariencia", dijo Michael Brown a Christian Post.

El teólogo observa que una pequeña parte de la gente tiene condiciones médicas que contribuyen a su obesidad, por ejemplo los desordenes de la tiroides. Otras personas luchan contra la depresión y comen excesivamente para aliviar su dolor. Existe también la situación de las mujeres que han tenido muchos hijos y enfrentan dificultades para lograr la pérdida de peso, siendo madre y esposa al mismo tiempo.

Para Brown, sería un error juzgar a cualquiera de estas personas. En otros, sin embargo, es necesario un mayor esfuerzo para la pérdida de peso.

"Si la tienda de nuestro cuerpo es destruida a causa de la mala alimentación, que es un asunto serio, y si mi obesidad es resultado de la gula, falta de autocontrol o de las indulgencias carnales en detrimento de mi salud, entonces sí, entonces es pecado ser obeso", dijo.

Él recuerda que la Biblia indica que los codiciosos no heredarán el reino de los cielos (Gálatas 5: 19-21). Además, el pasaje de Proverbios 23: 20-21 muestra los efectos negativos de la glotonería: "No camines con los que se llenan de vino, ni con los comedores de carne. Porque los borrachos y los glotones se empobrecer, y la somnolencia los vestirá de trapos".

El teólogo enfatizó que las personas deben evaluar sus hábitos alimenticios y si están en armonía con su llamado bíblico. Si ellos no logran ejercer disciplina y autocontrol sobre sus alimentos, ellas necesitan esforzarse.

"Algunos de nosotros decimos que estamos dispuestos a morir por Jesús, pero no estamos dispuestos a controlar nuestros apetitos por Él (o no estamos dispuestos a hacer un esfuerzo serio para controlar esos apetitos). Eso simplemente no se alinea", dijo. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.