Jeque musulmán se convierte a Cristo tras soñar con el "agua de vida"

Jeque musulmán se convierte a Cristo
Un jeque musulmán fue abordado por unos misioneros en la calle y recibió el mensaje del Evangelio. Unos días después entregó su vida a Cristo, convencido de que Jesús es el "manantial de agua viva".

Cada año, hombres, mujeres y familias de la península del Golfo Pérsico, pasan sus vacaciones en Europa, lo que es aprovechado por los misioneros para compartirles el Evangelio.

El personal del Ministerio Cru, salen a las calles para encontrarse con estos turistas y hablarles de Jesucristo. Lo misioneros son ex musulmanes que abrazaron la fe cristiana y están entrenados para llegar a otros árabes con el mensaje de vida eterna, distribuir literatura cristiana y enseñar discipulado.

"En Munich, el misionero Mehdi conoció en la calle a un jeque llamado Sadik, cuyo hermano se había convertido en cristiano, por lo cual estaba triste. Pero él dijo que si el cristianismo fuera verdad, si alguien pudiera convencerlo de eso, él creería", según CRU.

Una de las mujeres del equipo, Nafisa, se unió a los dos y hablaron durante bastante tiempo. "¿Tienes miedo de que esto pueda ser verdad?", le dijo.

Sadik se quedó sin respuestas y no respondió a la misionera en ese momento, pero se fue pensando en esa pregunta.

Al día siguiente, Mehdi y Nafisa estaban de vuelta en la calle, distribuyendo material cristiano y se sorprendieron al ver que Sadik regresar.

Su actitud había cambiado. Había una seriedad en su deseo de hablar con ellos. Les habló de un sueño que tuvo la noche anterior. "Yo estaba en el desierto corriendo y tenía sed", dijo. "te vi allí, Nafisa. Llevabas una bata blanca con una cruz en el frente y la espalda, y ofrecías agua fresca. Te pedí agua, pero no me diste".

Luego, cuando despertó, Sadik inmediatamente reconoció la fuente del sueño.

"El sueño ha cambiado mi corazón!", exclamó. "Sabía que era de Dios y que el agua de vida era sólo para aquellos que creen en Jesús. Así que oré para encontrarles nuevamente, lo que pasó ahora", dijo.

Allí, en una concurrida calle comercial, inclinó la cabeza con los dos misioneros y oró para recibir a Cristo. Sadik nació de nuevo y mantuvo el contacto con el misionero Mehdi, quien se encargó de darles clases de discipulado. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.