Maestro espiritual de la Nueva Era se rinde a Cristo y abandona ocultismo

Gurú de la Nueva Era
Un joven gurú de la Nueva Era abandonó esta práctica ocultista tras entregar su vida a Cristo y experimentar el poder transformador del Evangelio. Hoy predica que hay esperanza en Jesús.

Steve Bancarz comenzó su carrera a los 19 años como gurú espiritual de la Nueva Era. Tenía 200 mil y 300 mil visitas por día en sus videos y creía que su éxito era una confirmación de Dios.

"Yo creía que Dios me estaba recompensando por ayudar a las personas a despertar a un estado más alto de conciencia. Esto me dio una sensación de poder, un sentido de propósito y un sentido de significado y valor", dijo en una entrevista con CBN News.

Steve creció en un hogar cristiano, pero en la adolescencia desarrolló una fascinación por alienígenas, lo paranormal y fenómenos psíquicos. Esto le llevó a cuestionar las creencias cristianas de su padre y lo condujo a una obsesión completa por la Nueva Era.

"La primera cosa que realmente me hizo dudar de la visión bíblica del mundo fue la ufología. Todos estos avistamientos de OVNIs, evidencias del mundo antiguo de que podríamos haber sido visitados, con evidencias suficientes para hacerme considerar que el universo está lleno de vida biológica inteligente, que tal vez ha sido naturalmente desarrollada. Si se unen evidencias de reencarnación y las supuestas teorías de los astronautas, tienes la teología de la Nueva Era", dijo Steve.

Cuando Steve comenzó a escribir en su blog sobre nuevas prácticas y fenómenos sobrenaturales, él comenzó a apreciar el éxito, el dinero y los vicios que vinieron con este nuevo momento en su vida. Pero él nunca tenía suficiente. "He sido esclavo de los vicios por 10 años o más", dijo.

"Yo era infeliz, tuve depresión y ansiedad, tenía todo ese conocimiento espiritual, toda esa información, pero eso no estaba dando ningún fruto real en mi vida, sentí que algo me faltaba y me sentía muerto por dentro", reveló.

Entonces comenzó a investigar las verdades de la Biblia y de Jesús más de cerca. En su búsqueda de respuestas, Steve fue atraído por historias de personas que tuvieron encuentros con Cristo. Él finalmente aceptó una de las muchas invitaciones de su madre para acompañarla a la iglesia. "Al final del culto, oré y le pedí a Jesús que entrara en mi vida, pero fue más un ejercicio mental que un acto de fe. Decidí, en mi cabeza, intelectualmente que yo iba a ceder a Jesús, pero que todavía mantendría todas las creencias de la Nueva Era", dijo el joven.

Después de unos días, Steve se dio cuenta de que ya no podía ignorar la verdad. "Llegué a un punto en mi vida en que el quebrantamiento estaba pesando tanto en mí, que necesitaba dejar de jugar con mi vida, que necesitaba dejar de jugar con Dios y dejar de jugar con Jesús", dijo Steve.

"Decidí una noche quedarme delante de Jesús, sólo en mi cuarto, yo estaba llorando como un bebé arrepentido de todo, estaba cansado, estaba quebrantado, no podía hacer eso solo", subrayó.

En ese momento, Steve tuvo una experiencia con Cristo mismo. "Sentí que Él era el Señor sobre mí y Él era el Señor sobre toda la creación. Yo podía sentir que Él estaba preocupado por mi, podía sentir que Él era rey. Yo sabía que Él era el rey de toda la creación, que el universo estaba bajo sus pies", dice Steve.

Steve quemó todos sus libros de la Nueva Era e hizo una declaración pública para sus seguidores en las redes sociales. "Le dije a la gente, pocos días después de esa experiencia: Siento mucho haberles engañado, las cosas que les dije no era de Dios. Son herramientas de demonios para engañarnos y llevarnos lejos de Jesús y Jesús es el Hijo de Dios, Él es el Dios del Nuevo Testamento, Él es exactamente quien Él afirmó ser".

"Cristo me liberó de la Nueva Era y de la filosofía ocultista. Estoy en mi momento más feliz de la vida", dijo Steve. "Me siento más completo de lo que jamás fui. Si hay esperanza para mí, hay esperanza para cualquiera. Yo estaba perdido, pero el Señor me rescató y tuvo piedad de mí".

"Podemos ir al Señor, Él nos perdona, nos da su Espíritu y quiere ayudarnos, sanarnos, restaurarnos y guiarnos. Él quiere recibirnos como hijo y nos hace nuevas criaturas en Cristo", finalizó. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.