Cristianos predican el Evangelio en las calles para disminuir la violencia

Jóvenes orando por personas en la calle
EE.UU.- Ciento de cristianos y pastores salieron a las calles de Chicago, para anunciar el Evangelio y orar por la intervención de Dios, ante el aumento de la violencia en la ciudad.

Sólo en un fin de semana, al menos 72 personas fueron baleadas y 13 murieron en Chicago. Para transformar la oración en acción, cristianos de todas las denominaciones, salieron a las calles para hacer evangelismo, también realizaron eventos para niños como parte del movimiento "Jesús Summer".

"Estamos capacitando a las iglesias para que estén preparadas en llegar a todas las casas de Chicago con el Evangelio", dijo el pastor Dimas Salaberrios a la CBN News. "Son más de 160 eventos que se realizan en las calles, y en barrios donde es difícil compartir el amor de Cristo".

Salaberrios compartió el Evangelio a los miembros de las pandillas locales y contó su testimonio de vida. "Yo vendí drogas casi toda mi vida hasta que Dios me rescató", afirma.

Para el pastor, impactar a las personas que cometen los crímenes es la respuesta. "Cuando se llega con el Evangelio a los delincuentes que usan armas, las balaceras terminarán y vendrá la paz", comenta Salaberrios, que llegó a orar con manifestantes furiosos después de que un hombre negro fue muerto por la policía. "Vimos la paz de Dios viniendo literalmente sobre ellos".

El pastor Salaberrios fue junto con un grupo a uno de los barrios más violentos de la ciudad, conocido como "Murder Drive" ("Camino del Asesinato"). Muchos jóvenes estaban dispuestos para escuchar el mensaje del Evangelio.

"Una joven estaba atravesando la calle y reconoció que necesitaba una oración. Le pregunté si ella conocía a Jesús como su Salvador y ella dijo 'no'. Yo dije: 'Hoy podría ser tu día? Usted no necesita ser perfecta'. Ella estaba tan quebrantada y terminó diciendo 'sí'. Nosotros oramos por ella y entonces aceptó a Cristo junto con su hijo", cuenta Kellie Lane, del ministerio Warrior Nation.

Aunque los crímenes aún forman parte de la realidad de Chicago, Salaberrios cree que un cambio continuará ocurriendo.

"Estamos empeñados en ir lo más lejos posible, para llamar la atención alentar a más cristianos a salir y caminar por estas calles", dijo. "Son unos 1.500 criminales. Y si nos concentramos en ese grupo, podemos cambiar la ciudad de Chicago". AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.