Enfermera despedida por orar con pacientes gana juicio y recupera empleo

Enfermera Sarah Kuteh despedida de empleo en hospital
REINO UNIDO.- Una enfermera, que fue despedida por orar y obsequiar Biblias a pacientes de un hospital, ha ganado el juicio y será reincorporada a su trabajo.

Sarah Kuteh, enfermera del Hospital Valle Darent, Inglaterra, fue despedida hace dos años, acusada de "imponer su religión a los pacientes". Considerando que era una injusticia, ella demandó al Consejo de Enfermería del Reino Unido y ganó.

Ahora la profesional podrá volver a su antiguo puesto. "Eso me trae mucha alegría, porque amo mi profesión", dijo la enfermera.

Durante los meses que duró el proceso judicial, Kuteh tuvo el apoyo de la ONG Christian Concern, que le ofreció abogados y acompañó el caso.

En junio de 2016, el órgano federal Servicio Nacional de Salud, presentó una denuncia, alegando que había quejas de pacientes. Ella afirmó que preguntar la religión de los pacientes formaba parte de un cuestionario estándar. Kuteh señala que sólo ofreció para orar por los enfermos y obsequió Biblias a las personas que la pedían, siempre respetando a los que no aceptaba hablar de fe.

Madre de 3 hijos, la enfermera estaba en el mismo hospital desde hace nueve años. Incluso con 15 años de experiencia profesión, ella dijo que tuvo dificultades para encontrar un nuevo empleo, por la manera como su caso fue conducido.

En 2016, fue advertida formalmente sobre su comportamiento, pero no esperaba el despido. "Recibí una carta diciendo que podría hablar de religión con los pacientes, pero sólo si me lo pedían", afirma Sarah. "Siempre he preguntado a mis pacientes si se sentían a gusto para hablar del asunto. La mayoría decía que sí".

Cuando perdió el empleo, ella emitió una nota, donde se preguntaba: "¿Cómo hablar de Jesús puede causar problemas a las persona?". También lamentaba el hecho de que Inglaterra parecía que ya no permitía la libre expresión religiosa.

Durante la última audiencia, la supervisora ​​de Kuteh la describió como "una enfermera amable, servicial, honesta y amigable y valiosa integrante del equipo".

Ahora que tiene las condiciones de volver a desempeñar su profesión, explica que será más cuidadosa al abordar el tema con los pacientes, pero no negará su creencia en Jesús. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.