Mujer abandona ocultismo y practicas espiritistas tras entregar su vida a Cristo

Testimonio de mujer que abandonó ocultismo
EE.UU.- Una mujer que vivió inmersa en el mundo del ocultismo, fue libre de esta atadura tras rendirse a Cristo y recibirlo en su corazón. Hoy es una nueva criatura y vive para servir a Dios.

Natasha fue despreciada por su madre cuando nació y fue adoptada a los siete meses. Su vida estaba marcada por el sufrimiento a causa de la discriminación, por lo cual desarrolló una fuerte depresión.

A los 15 años quedó embarazada, pero días después su pareja fue asesinado, quedando sumida en la soledad y el dolor.

Su madre adoptiva ayudó a Natasha en la lucha contra la depresión. Después de que su hijo nació, Natasha intentó hacer de la maternidad su propósito. Ella regresó a la escuela secundaria y luego comenzó la universidad, pero todavía se sentía incompleta. "Todavía estaba vacía por dentro. "Todavía me sentía como si estuviera perdiendo algo y me sentía como una zombi", dijo.

Natasha comenzó a buscar en el ocultismo una forma de dejar la depresión. "Siempre me sentí atraída por el mundo espiritual y traté de llenar mi vacío con cosas como el tablero de Ouija. Yo también solía salir con mis amigos para realizar rituales en el cementerio. "Yo tenía ese deseo de hacer algo más profundo", reveló.

Las cosas empezaron a cambiar cuando percibió algo diferente en uno de sus profesores durante su segundo año de universidad. "Había algo en él que me intrigaba. La forma en que se comportaba. Eran las pequeñas cosas". Un día, al final del semestre, ella cuestionó al profesor. "Su respuesta fue "soy un guerrero de Jesucristo". Él nunca mencionó el nombre de Jesús en la clase. Nunca dijo nada así".

Ellos conversaron por un tiempo y el profesor la invitó a ir a la iglesia. Ella recuerda: "Yo nunca había ido a la iglesia más allá de la Navidad y de la Pascua". En la iglesia Natasha sintió el amor de Dios y sabía que finalmente había encontrado lo que le faltaba. "Había algo, yo sabía que aquello era real y algo en mí se encendió. Cuando llegué a casa, oré. Fui a mi cuarto, cerré la puerta y dije: "Jesús, por favor, entra en mi corazón". Instantáneamente fue como si una lámpara encendiera", contó.

"He visto mi verdadero valor en Cristo. Me vi teniendo una identidad. Él me miró y vio a una hermosa hija que podría cambiar el mundo con su ayuda. Y yo me llené de gran valor. "Yo no me veía como la niña que fue despreciada y adoptada", finalizó. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.