"Dios es el mejor neurocirujano", afirma médico prestigioso Ben Carson

EE.UU.-  Ben Carson, uno de los neurocirujanos más famosos del mundo, afirmó que durante su carrera, fue Dios quien le guió a realizar operaciones de alto riesgo. "Puedo decir, que Dios es el mejor cirujano", dijo.

Actualmente, Carson es el Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos, pero cuando ejercía su profesión como médico cirujano, salvó la vida de muchos niños con condiciones de salud muy complejas.

El célebre médico fue pionero en procedimientos que nunca se habían realizado con éxito, y ayudó a abrir nuevos caminos en la neurociencia.

En una entrevista en el programa Pure Talk, Carson contó cómo Dios le sorprendió y cambió su percepción. "Descubrí muy temprano en mi carrera que Dios era el mejor neurocirujano", dijo.

Carson contó el caso milagroso de un niño que tenía un tumor cerebral inoperable. El médico recuerda que los padres del niño tenían "gran fe en Dios" y creían que Dios lo curaría, pero él tenía poca confianza de que la cirugía pudiera ayudar. "Ellos tenían gran fe y dijeron: "El Señor nos ha enviado aquí". Pero yo tenía que decirles que no se podía hacer nada en ese caso".

Después de mucha insistencia de los padres, Carson acabó operando al niño, removiendo la mayor cantidad posible del tumor. Más tarde, conversó con los padres y lamentó que no pudiera quitar todo. Esto significaba que el riesgo de muerte era inminente.

Los padres no perdieron la esperanza, orando y creyendo que Dios sanaría a su hijo. Aquella fe inquebrantable sorprendió Carson. "Nunca había visto personas con ese tipo de fe, esperando que el niño se recuperara a pesar de todo", destaca el neurocirujano.

Milagrosamente el niño comenzó a mejorar. Después de realizar más exámenes, Carson vio que el tumor del niño ya no estaba ligado al tronco cerebral. Decidió hacer otra cirugía y, para su sorpresa, logró quitar completamente el tumor y salvar la vida del niño.

"Él salió del hospital, creció y hoy es un pastor", revela Carson sobre el niño.

Esta sanación milagrosa fue tan impactante que un oncólogo, que no era religioso ,lo buscó e hizo una revelación que le impresionó: "Nunca creí en Dios, pero ahora sí".

Mirando hacia atrás, Carson cree que ese momento fue una gran lección, pues él se consideraba como alguien muy capaz. Como médico ya había hecho con éxito muchas operaciones difíciles, pero la curación inesperada del niño le mostró que fue Dios quien lo guió".

"Entonces dije: "Señor, a partir de ahora usted será el neurocirujano y yo seré el mejor médico", dijo Carson. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.