Terroristas renuncian quemar a cristianos después de tener visión de Jesús

Ex musulmán visión de Jesús

Un terrorista islamista había preparado todo para quemar una iglesia lleno de cristianos, pero cuando iba a ejecutar su plan, tuvo una visión de Jesucristo.

El joven, a quien llamaremos Ibrani por razones de seguridad, estaba muy enojado porque su hermana se había convertido al cristianismo. Él y sus padres, que fueron adoctrinados en el Islam, no aceptaron esa actitud.

Sin embargo, la hermana de Ibrani insistió en evangelizarlos, explicando que Jesucristo es Dios mismo y no sólo un profeta. "Jesús nació de la Virgen María como un hombre sin pecado, para llevarse los pecados de toda la humanidad", dijo cuando fue cuestionada por sus parientes.

"Su crucifixión en la Cruz del Calvario sirvió para que ya no pudiera caer sobre nosotros la pena del pecado. Murió y resucitó de entre los muertos al tercer día. Sólo creyendo y reconociéndolo como nuestro Señor y Salvador, podemos ser libres y recibir la Salvación", agregó.

Insatisfecho, Ibrani reunió a otros musulmanes extremistas, creando un plan para quemar la iglesia donde su hermana se congregaba, con la intención de matar a todos los que estuvieran reunidos en el templo.

Para esto, Ibrani tomó galones de combustible y lo mantuvo en su residencia, esperando el momento adecuado. Sin embargo, alrededor de la medianoche, los galones comenzaron a incendiarse aún en la residencia familiar, y todos fueron a un lugar seguro. Observando el fuego a una distancia, en medio de las llamas, apareció la figura de un hombre.

"Yo soy el Señor del Cielo y de la Tierra. Vivo en la luz, de la que nadie puede acercarse", dijo el hombre, mientras que ellos sólo vieron y escucharon.

"Yo soy el autor de la vida y de la muerte. Yo no he venido al mundo para destruir, sino para redimir a cada uno de ustedes del pecado y de la muerte. Yo morí por ti en la cruz del Calvario, y resucité de los muertos. Creed en mí y sígueme, entonces ustedes tendrán la Salvación y la vida eterna".

Ellos comprendieron que era Jesucristo. Después de eso, Ibrani estaba convencido de las palabras de su hermana y compartió con ella lo que había sucedido, según publica Bibles Mideast.

Hoy, además de Ibrani y su hermana, sus padres también sirven a Cristo en la misma iglesia que tenían la intención de prender fuego, y este testimonio corre por el mundo como un ejemplo de que para Dios no hay nada imposible. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.