Evangélicos impiden el suicidio de 84 personas en menos de un mes

Pastor salva vidas en puente

BRASIL.- Evangélicos han impedido que 84 personas terminen con sus vidas lanzándose desde un puente y les han brindado ayuda y consejería para encontrar sentido a sus vidas.

La estructura imponente, el Puente Newton Navarro en la ciudad de Natal, en el estado de Río Grande del Norte (RGN), se ha convertido desde el año 2009 en un lugar donde se han reportado varios suicidios. Según datos del gobierno de RGN, desde 2011, cerca del 1% de todos los suicidios se produjeron en este puente, es decir, 413 personas se suicidaron en ese lugar.

El pastor Rubens Medeiros, de 45 años, de la Asamblea de Dios, cuenta que sintió el llamado a evitar los suicidios después de soñar que su hijo de tres años que era una de las víctimas.

"Lo veía subir el puente y saltar. Me desperté aterrorizado. En aquel momento, entendí que Dios estaba hablando conmigo y decidí que iba a acampar aquí, para evitar que la gente haga ese horror", dijo el pastor. Un total 84 suicidios fueron evitados por el grupo "Centinelas de Cristo" en menos de un mes.

"Sólo una persona logró saltar. "Fue una pena", lamentó el pastor mirando el puente.

La primera persona que fue impedida de cometer suicidio por los "Centinelas de Cristo" fue una mujer. Ella quería acabar con su vida después de descubrir la traición de su esposo.

"Fue la primera noche en que monté el campamento y vi a esa mujer subiendo el puente. Corrimos y la agarramos. En la primera noche, éramos sólo dos voluntarios y yo y conseguimos impedir que ella se lanzara", recordó el pastor.

Desde entonces, Rubens montó un campamento en la cabecera del puente y llamó la atención de todo el país. Debido a la repercusión, el trabajo de los Centinelas fue equipado con más de 20 radios para comunicación, cada vez que un suicida potencial empieza a subir el puente. Se dividen en equipos de turno y cubren toda la extensión de casi 3 km del puente, tres equipos a cada lado.

Entre las 84 personas que intentaron suicidarse, el dolor emocional es un punto en común. "Es impresionante el número de personas que intentan matarse porque no se sienten amadas", dijo Rubens.

Aunque la acción del grupo ha llamado la atención en las redes sociales, el pastor Rubens Medeiros sólo desmontará su campamento, que actualmente llega a tener 500 personas por día, cuando el gobierno da una respuesta eficiente al problema. "Sólo vamos a salir de aquí cuando manden a patrullar este puente", afirmó. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.