Musulmana es sanada de cáncer terminal después de tener visión de Jesús

Musulmana tiene visión de Jesús

Halima (nombre cambiado por seguridad), nacida en una familia musulmana en Oriente Medio, creció fiel y obediente a las muchas prácticas y rituales del Islam. Se casó muy joven y pronto tuvo una hija.

Al cabo de cuatro años, Halima comenzó a sentir fuertes dolores severos en todo el cuerpo y se vio cada vez más débil. Después de un chequeo completo, los médicos diagnosticaron que tenía un tipo serio de cáncer en la sangre.

Su esposo la llevó a muchos oncólogos e incluso a expertos en el extranjero para nuevos tratamientos. Pero todos los esfuerzos médicos fallaron y, Halima acabó llegando a las etapas finales de la enfermedad. Los médicos no le daban esperanzas y aconsejaron a su esposo a llevarla a casa y darle todo lo que fuera necesario para ayudarla a quedarse lo más cómodo posible por el tiempo limitado de vida que ella todavía tenía.

Antes de irse a casa, dos misioneras de la organización Bibles for Mideast estaban visitando a los enfermos en aquel hospital y se ofrecieron para orar por Halima. Su esposo lo rechazó y con rabia exigió que la seguridad del hospital expulsara a las voluntarias cristianas. El equipo de seguridad atendió a la petición del hombre y expulsó a las mujeres del hospital. Halima, sin embargo, discretamente escondió en su bolsa un ejemplar de la Biblia con una devocional que había recibido de aquellas mujeres.

De regreso a casa, ella sacó el pequeño ejemplar de la Biblia de su bolso y comenzó a inclinarse sobre él. Como todos los musulmanes, ella sabía que el Jesús histórico había sanado todo tipo de enfermedades. "¿Quién sabe tal vez él todavía pudiera hacer eso en los días de hoy?". Le pareció que valía la pena intentarlo.

Ella le contó a su esposo que leía las Escrituras. Ella entonces le preguntó si podía llamar al número de teléfono impreso en la contraportada para preguntar si alguien podría ir a su casa y orar por ella.

"¡Esta es sólo propaganda perversa de la religión cristiana!", Exclamó. "No es correcto entrar en contacto con los cristianos y pedir que oren por nosotros. Sólo un Kafir [término árabe para infiel, o incrédulo] lo haría. Si morimos, no debemos morir como infieles, sino como musulmanes fieles. Este es el camino real para la salvación. Esta conexión cristiana sólo nos llevaría al infierno".

Mirando a la hijita a su lado, ahora con cinco años, Halima comenzó a llorar. Ella extendió la mano hacia ella, la sacó de cerca y la abrazó con fuerza, besando su cara dulce. La niña comenzó a llorar también.

Todo eso fue demasiado para su esposo. El relató que tomó la Biblia y llamó al número impreso en la contraportada. Un pastor del ministerio Bibles for Mideast lo atendió, a quién le pidió que vayan a su casa para orar por su esposa.

El pastor y dos hermanos más fueron a la casa de Halima. Después del tiempo de oración, el pastor preguntó al hombre si estaba de acuerdo en que él y los miembros de la Iglesia realizaran tres días de ayuno y oración allí mismo en su casa.

"Vamos a orar y ayunar de mañana por la noche", explicó el pastor. El esposo respondió: "Bueno, voy a permitir que usted haga sus oraciones y ayuno en esta habitación, sólo porque es uno de los últimos deseos de ella", respondió el esposo, "pero yo no voy a participar con ustedes".

"Su presencia es tan importante para nuestra oración y ayuno", reiteró el pastor. Halima entonces pidió a su esposo que aceptara los pedidos del pastor. Claramente contrariado, finalmente cedió.

La iglesia entonces comenzó su campaña de oración en la casa de Halima al día siguiente. Su esosos se unió totalmente al ayuno. No sólo eso, él escuchó cuidadosamente las oraciones y los mensajes del Evangelio, predicados por el pastor en la casa.

En el tercer día, Halima vio a Jesús. Ella observó y sintió que él tocaba su cabeza con las manos y dijo que parecía que la sangre fluía hacia dentro y a través de su cuerpo de aquellas manos. Hasta que en un momento dado, ella saltó de la cama, cuando la energía subió por su cuerpo.

"Señor Jesús, sólo tú eres mi salvador!", Exclamaba ella repetidamente golpeando las palmas. "¡Tú eres mi todo, alabado sea el Señor, gracias, Jesús!".

Ella, su esposo y su hija se rindieron ante Jesús y lo aceptaron como su Señor y Salvador.

Después, Halima entró en contacto con su oncólogo, que después de examinarla. Él la miró sorprendido. "Este es un milagro total", dijo el médico. "Su sangre no tiene células cancerígenas. Usted está completamente sana".

Algunos días después, todos fueron bautizados y comenzaron a frecuentar regularmente los cultos en la iglesia más cercana a su área. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.