Análisis de ADN revela que los filisteos provenían del sur de Europa

Arqueólogos analizando resto humano de filisteos

Un grupo internacional de arqueólogos ha realizado el análisis genéticos de hasta 10 individuos, mostrando que el origen de los filisteos, uno de los pueblos enemigos de los judíos, según los relatos bíblicos, provienen del sur de Europa.

Los restos analizados fueron encontrados en el la ciudad portuaria de Ascalón, Israel, y vivieron hace 3.700 y 2.800 años en el territorio entre la actual Franja de Gaza y Tel Aviv. Los últimos análisis de ADN, muestran que esta tribu de la Edad de Hierro procedía del sur de Europa, según el estudio publicado en la revista Science Advances.

Los egipcios les conocían como “pueblos del mar” y en la Biblia se les conoce como “gentes de Kaftor”, aunque la forma más común que se utiliza para nombrarlos es la de Filisteos, que adoptaron cuando se establecieron en la región.

Los relatos bíblicos, los filisteos eran a menudo los opositores del pueblo hebreo. El Antiguo Testamento hace numerosas referencias a las personas que habitaron las antiguas ciudades vecinas de Canaán, como Ashkelon, Ashdod y Ekron.

La Biblia señala algunos personajes que pertenecían a ese pueblo, como el gigante Goliat, que luchó contra David, y probablemente Delila, que traicionó a Sansón cortándole el cabello.

El equipo encontró que los rasgos genéticos se introdujeron en Ascalón o menos a la llegada de los filisteos al lugar, lo que sugiere que los antepasados ​​de los filisteos navegaron por el Mediterráneo y llegaron allí en la Edad de Hierro .

El estudio también apunta a una mezcla genética entre aquellos que tenían ADN local y europeo, que muestra una relación intensa entre la población establecida allí y los recién llegados.

La evidencia genética de Ascalón se ajusta a la teoría de que, durante el colapso de algunas sociedades europeas de la época, la gente del sur de Europa huyeron y se asentaron a lo largo de la costa oriental del Mediterráneo.

Esto se debe a que los resultados mostraron que cuatro individuos estudiados presentaron algunas "firmas genéticas" que se compararon con las observadas en las poblaciones europeas de la Edad del Hierro de Grecia, España y la región italiana de Cerdeña.

Analizando a las personas que vivieron más tarde en la Edad del Hierro, en la región de Ascalón, los investigadores encontraron que los rasgos europeos ya no podían ser rastreados.

"En un máximo de dos siglos esta huella genética introducida durante la Edad del Hierro ya no es detectable y parece diluirse por una reserva genética local relacionada con el Levante [región de Oriente Medio]", dijo Choong Jeong, uno de los autores del estudio.

Según el grupo, hasta ahora los filisteos se parecían genéticamente a los cananeos, un hecho que proporciona información adicional sobre la cultura filistea: "Cuando llegaron, no tenían ningún tabú o ninguna prohibición de casarse con otros grupos a su alrededor", dijo. Daniel Master, también participante de investigación AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.