Indigente ora por comida y hombre le entrega alimentos: "Dios respondió mi oración"

Hombre sin hogar orando

Un indigente oró a Dios por comida, y apareció un cristiano que lo llevó a comer a un restaurante. El hombre sin hogar glorificó a Dios por responder a su oración.

Steve, que vive en la calle desde hace un año después de la muerte de su hermana, había orado por comida antes de salir a rebuscar por los tachos de basura. Mientras buscaba, apareció John Brantley, quien le invitó a comer a un restaurante.

Steve se sorprendió por el gesto de John, que calificó la actitud como una respuesta a su oración.

John, dijo que sintió lástima al ver a Steve buscando comida en la basura, y envolviendo los restos de comida que encontró. "Me dolió el corazón verlo así", dijo.

En ese momento, John sintió que debía ayudarlo. Así que se acercó al indigente y le preguntó si podía comprarle algo de comer. Ambos fueron a un restaurante.

“Cuando le trajeron su comida, estaba muy agradecido. Me dijo que se llamaba Steve y que no tiene hogar desde que murió su hermana. Intentó dejar las calles, pero fue muy difícil. Le dije que Dios lo amaba y que oraría por él”, dijo John.

Después de darle de comer al hombre, John se fue. Sin embargo, se fue con un peso en el corazón. Sabía que tenía que hacer algo por el hombre. Después de unos días regresó y compró comida para Steve, y también conversaron mucho.

John dice que lloró cuando Steve dijo que su actitud era la respuesta de Dios.

“¡Me dijo que hoy oró por mí! No estaba seguro de lo que quería decir. Asumí que estaba orando por mí por lo que hice por él, así que le di las gracias. Él me dijo: 'No, no lo entiendes. Ore para que Dios enviara a alguien a comprarme una comida caliente hoy ... ¡y Él te envió a ti! 'No sabía qué decir... ¡Me quedé sin palabras!”, Recuerda John.

"Las lágrimas comenzaron a llenar mis ojos", dijo John, al escuchar la historia de Steve.

“Me dijo: '¡Mira, tengo cáncer!' y se quitó la camisa señalando una masa enorme que salía de su estómago”, recuerda John. "Dijo que sabía que no tenía mucho tiempo. Le pregunté si conocía a Jesús. Dijo que sí. Le pregunté si podía orar por él y me dijo que podía. Oramos allí mismo", dijo John. .

“Las lágrimas cayeron de sus ojos. Me dijo que sabía que iba a morir y que estaba listo para morir. Estaba cansado de sentir dolor y estaría mejor muerto, porque así no era vida, vivir así”, continuó.

"Me quedé y lo animé durante unos minutos, tratando de contener las lágrimas", dijo John. "Le mostré el amor de Jesús, creo que le di esperanza". AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.