Pastor abandona el púlpito al reconocer que cometió el "pecado del orgullo"

Pastor pecado del orgullo

Un pastor estadounidense anunció ante la iglesia, que abandona temporalmente el ejercicio pastoral, al reconocer que ha pecado de orgulloso, y que necesitaba ser restaurado.

Todd Wagner, pastor de la Iglesia Comunitaria Watermark en Dallas, Texas, Estados Unidos, decidió dejar de predicar desde el púlpito, después de 20 años ininterrumpidos de liderazgo.

"Por primera vez en 20 años, me estoy alejando de lo que suelo hacer, para poder hacer el trabajo duro. Así que no sigas buscando ningún escándalo. Ni siquiera pienses que eso es escandaloso. Escandaloso es cuando un cristiano juega, ignora o acoge el pecado", dijo Wagner an la megaiglesia, de 11.000 fieles.

“Doy gracias a Dios por tener amigos que me ayudan. El orgullo mata. Les digo lo que escuché de mis amigos, que me describían como orgulloso. Este es el pecado”, reconoció el pastor. "Es muy interesante, porque no pienso en mí ni me engaño pensando que no soy una persona orgullosa, solo porque nunca me miro al espejo y me aplaudo".

El pastor explicó que él y los líderes de la iglesia han estado hablando sobre su pecado desde junio y, juntos, han pasado por un período de arrepentimiento. Ahora el pastor cree que ha llegado el momento de pedir perdón a los miembros de la iglesia.

“Necesito tu tiempo para pedirte perdón por varias cosas. Primero, por no ver esto antes y no ser consciente de mí mismo, especialmente durante esta fase. Pero durante un tiempo, tal vez incluso años, supe que solo necesitaba reducir este tipo de comportamiento y me animaron a hacerlo. Incluso tuve la oportunidad de reducir un poco esto, pero en los últimos meses, todo lo que hice fue aumentar”, dijo el pastor.

“Esta no es una licencia pagada para leer, escribir y relajarme como recompensa por 20 años de servicio. Este es un descanso temporal de la función de enseñar y dirigir y de cualquier otra cosa que se interponga en el camino de permitir que el Señor me fortalezca, me restaure y me lleve a un arrepentimiento cada vez mayor”.

El pastor explicó que llegó a un punto en el ministerio en el que simplemente no escuchaba lo suficiente a su equipo de liderazgo y no dirigía "con la gracia habitual en mis relaciones con mis amigos más cercanos".

Wagner, quien es esposo, padre y abuelo, destacó que a pesar de la lucha contra el orgullo, su relación con la familia sigue siendo sólida. También explicó que el liderazgo de la iglesia lo ayudará en su camino de recuperación y arrepentimiento, para mantenerlo con los pies en la tierra.

Beau Fournet, un anciano de la iglesia, dijo: "Sólo quiero dejar claro que compartimos la unidad, porque siempre tendremos unidad si estamos al pie de la cruz. Nos arrepentimos de cada pecado que se nos ha presentado y eso es lo que Todd hizo, y eso es lo que nos hacemos el uno al otro cada vez que nos encontramos". AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.