Misionero dejado para morir en el desierto de Egipto, sobrevive después de clamar a Dios

Clamando a Dios en el desierto

Un misionero fue secuestrado por radicales musulmanes por predicar a Cristo, posteriormente fue abandonado para morir en el desierto de Egipto, pero milagrosamente sobrevivió después de clamar a Dios por ayuda. 

Abel y su esposa Anna tienen un próspero ministerio de evangelismo entre los musulmanes del país, pero la pareja comenzó a recibir amenazas de islamistas contra su trabajo misionero, según Mission Network News.

Recientemente, los misioneros recibieron una llamada de amenaza de muerte, incluida su hija Sofía, de 4 años, y el acosador reveló que sabía dónde vivía la familia. Inmediatamente, Abel envió a su esposa e hija a quedarse con sus padres en otra ciudad.

Durante tres meses, Abel se quedó en casa durante el día y solo salía de noche. Pero una noche, durante una misión, el misionero fue secuestrado. Los delincuentes lo subieron a la fuerza a una camioneta y le pusieron una capucha negra en la cabeza. 

Los secuestradores manejaron alrededor de 3 horas y, mientras tanto, Abel oraba, con la certeza de que lo iban a asesinar, y el Señor le dio paz a su corazón. Los delincuentes se detuvieron en el desierto, lo sacaron del auto, lo golpearon en la arena y dejaron al misionero para morir.

Aunque estaba gravemente herido, Abel sobrevivió a la terrible golpiza. Luego, sin saber dónde estaba, oró pidiendo la dirección de Dios. El cristiano caminó durante horas hasta que encontró un camino. 

Un conductor que pasaba se detuvo y Abel le preguntó dónde estaba y usó el teléfono celular del hombre para llamar a su esposa. Un día después, el misionero se reunió con su familia y su ministerio pasó a la clandestinidad.

Después de un mes, se fueron de Egipto a un país más seguro. En el aeropuerto de El Cairo, los misioneros pudieron haber sido reconocidos y detenidos, pero como si Dios los hiciera invisibles, lograron pasar y ahora están siendo atendidos en otro país.

Abel y su familia planean quedarse en el extranjero durante 3 a 6 meses y están orando para regresar al campo misionero en Egipto.

Según Uncharted Ministries, un ministerio que lleva el Evangelio al Medio Oriente, a pesar de que el gobierno actual de Egipto garantiza la libertad religiosa, muchos cristianos egipcios, en particular los de origen islámico, todavía enfrentan persecución por su fe

“Incluso si el líder del gobierno dice: 'No permitiremos la persecución de los cristianos', esto sigue ocurriendo. Es típico que las personas que comparten el Evangelio con los musulmanes reciban amenazas de forma rutinaria. Pueden provenir de grupos terroristas a la opresiva hermandad musulmana en Egipto”, explicó Tom Doyle de Uncharted Ministries.
AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.