Basquetbolista deja equipo para defender su fe: "Elegí mis principios cristianos"

Basquetbolista cristiana Leah Church

Una deportista cristiana prefiere mantenerse alejada de situaciones que van contra su fe cristiana. "Elegí no beber, y estoy eligiendo guardarme para el matrimonio. Dije no a muchas cosas, lo que hizo que la unión del equipo fuera un desafío", dijo la ex atleta.

Leah Church, jugadora cristiana de basquetbol decidió dejar el equipo de la universidad para defender su fe y explicó la decisión diciendo que "a la luz de la eternidad, no valía la pena continuar".

Leah, educada en casa de toda la vida, era fanática del equipo de baloncesto de la Universidad de Carolina del Norte (UNC), así como de la institución donde quería estudiar.

Durante su adolescencia, su madre le proporcionó equipos de estudiantes donde practicó el deporte, y compitió en campeonatos. De esta forma, Leah logró un promedió 25 puntos por partido, con un porcentaje de tiro del 47%, una media alta, frente al 44% de la NBA en 2021, por ejemplo.

Cuando recibió una invitación de la Universidad de Carolina del Norte, la jugadora saltó de felicidad: “Fue un sueño hecho realidad. Fue fantástico", dijo.

En el transcurso de dos años, entrenó duro, perfeccionó sus técnicas, pero cuando la entrenadora Sylvia Hatchell, una cristiana, renunció, la joven se enfrentó a un nuevo entrenador que iba en contra de sus convicciones y se alejó del equipo.

Según información del proyecto Coalition for the Gospel, Leah estaba muy deprimida por tener que renunciar a su sueño: “Cuando entré en esa cancha, era todo lo que siempre soñé”, dijo, recordando que esa era la “cancha”. donde jugaba Michael Jordan cuando yo estaba en la UNC”.

La nueva entrenadora y sus compañeros de equipo esperaban que ella participara “en el estilo de vida de la fiesta y tolerara cosas que no se alinean con mis creencias bíblicas”.

“Elegí no beber, y elijo guardarme para el matrimonio. Dije que no a muchas cosas, lo que hizo que reunir al equipo fuera un desafío”.

Con el sentimiento de soledad, Leah dice que el baloncesto dejó de ser divertido o placentero: “Mi mamá solía decirme, 'La luz y la oscuridad no se mezclan. No eres tú lo que no les gusta, sino Cristo en ti'. Lo sabía, pero no facilitó las cosas”, dijo.

“Cuando el entrenador presentó la lista de causas que el equipo apoyaría, supe que no sería capaz de comprometerme e ir en contra de mis principios bíblicos. Decidí, a la luz de la eternidad, que el baloncesto no valía la pena”.

Esta decisión, según ella, es fruto de la formación que recibió de sus padres: “Crecí en un hogar cristiano. Mi padre es un evangelista misionero de tiempo completo: predica en avivamientos y realiza viajes misioneros. Mi madre eligió educarnos en casa a mi hermana y a mí hasta la escuela secundaria para establecer el fundamento bíblico que se necesitaba”.

La vida cristiana no es fácil, dijo la deportista: “A mí me ayudó pensar en la eternidad. Y a través de eso, tuve la oportunidad de compartir mi fe en iglesias y con equipos. Pude usar eso para alentar a otros a mantenerse firmes porque, al final, eso es lo que importa”.
AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.