Científicos afirman que el ser humano está perdiendo su capacidad intelectual

El ser humano está perdiendo su capacidad intelectual
La inteligencia humana y el comportamiento requiere del óptimo funcionamiento de un gran número de genes. Una provocadora hipótesis publicada en la revista "Trends in Genetics" sugiere que los seres humanos están perdiendo sus capacidades intelectuales y emocionales, porque la intrincada red de genes que les dota de capacidad cerebral, es particularmente susceptible a las mutaciones y que éstas no están siendo corregidas en nuestra sociedad moderna.

«El desarrollo de nuestras habilidades intelectuales y la optimización de miles de genes de la inteligencia probablemente tuvo lugar en grupos de personas dispersos antes de que nuestros ancestros emergieran de África», asegura el autor del informe, el doctor Gerald Crabtree, de la Universidad de Stanford. En este entorno, la inteligencia era clave para la supervivencia y había probablemente una inmensa presión selectiva actúando en los genes requeridos para el desarrollo intelectual, alcanzando un pico en la inteligencia humana.

Desde ese momento, es probable que empezara a perder terreno. Con el desarrollo de la agricultura, vino la urbanización, que pudo debilitar el poder de la selección para eliminar mutaciones que conducen a la discapacidad intelectual.

En base a los cálculos de la frecuencia con la que las mutaciones deletéreas aparecen en el genoma humano y la suposición de que se necesitan entre 2.000 y 5.000 genes para la capacidad intelectual, el doctor Crabtree estima que, en 3.000 años (unas 120 generaciones) todas las personas habrán vivido dos o más mutaciones perjudiciales para su estabilidad emocional o intelectual. Además, hallazgos recientes sugieren que los genes implicados en la función cerebral son excepcionalmente susceptibles a las mutaciones. El doctor Crabtree asegura que la combinación de menos presión selectiva y una gran número de genes afectados fácilmente está erosionando nuestra capacidad intelectual y emocional.

Pero no hay que preocuparse porque la pérdida es bastante lenta, y teniendo en cuenta los rápidos avances en nuestra sociedad, las tecnologías del futuro traerán soluciones para el problema. «Creo que vamos a conocer cada una de las millones de mutaciones humanas que pueden comprometer nuestra función intelectual y cómo cada una de estas mutaciones interactúan con otros procesos, como las influencias ambientales», afirma Crabtree, que asegura que en ese momento seremos capaces de corregir cualquier mutación que haya ocurrido en todas las células de cualquier organismo en cualqueir estado de desarrollo. «Así, el brutal proceso de selección natural será innecesario», asegura.

Tomado de abc.es AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.