Islamistas radicales queman vivo a un cristiano por rechazar el Corán

Los terroristas islamistas de Boko Haram, incendiaron una iglesia y quemaron vivo al padre del pastor, por rechazar el Corán y mantenerse firme en su fe en Jesús, defendiendo sus creencias en el Evangelio.

David Olonade, que ahora reside en Holland, Michigan, narró cómo fue el ataque contra la iglesia por parte de extremistas afiliados a Boko Haram (también conocido como el Estado Islámico de África Occidental).

Olonade y su esposa, dirigían un ministerio llamado Victorious Life Assembly, que no solo administraba una iglesia sino que también operaba un ministerio vinculado a una escolar, un orfanato y daban asistencia a las viudas.

Cuando el ministerio creció y resolvieron expandirse hacia el norte de Nigeria, donde el Islam es la religión mayoritaria, aún sabiendo que había riesgos. "Sentimos que Dios nos mostraba que debíamos ministrar a las personas en el Norte", explicó Olonade.

Boko Haram comenzó a hacer varios ataques en la región desde 2011 y mató a miles de personas, buscando especialmente a los "infieles", aquellos que dejaron el Islam por Cristo.

El pastor explica que no estaba allí cuando su iglesia fue atacada, pero eso cambió su vida para siempre. Olonade, su esposa y sus cuatro hijos salieron a participar en un congreso, donde él sería el orador principal.

Los jihadistas fueron a su casa, buscándolo a él. Su madre logró escapar, pero su padre fue capturado. Fue agredido para que diga dónde estaba su hijo, pero él simplemente dijo que no se encontraba. Los hombres acudieron a la iglesia, mataron a un pastor asistente y quemaron el templo.

Después, los soldados del Boko Haram colocaron delante de su padre una Biblia y un Corán y dijeron que él debía escoger uno. Cuando el cristiano dijo que se quedaba con la Biblia, arrojaron gasolina sobre él y lo quemaron vivo.

"Si hubieran destruido todo lo que yo poseía, no significaría nada para mí", afirmó el pastor "Mi padre amaba a Jesús y él me enseñó a ser fuerte".

Al final, además de perder al padre, el pastor vio todo lo que trabajó por más de 18 años destruido. Temiendo ser muerto también, decidió ir a Estados Unidos con la familia, donde intenta recomenzar la vida.

A pesar de la gran pérdida que la familia enfrentó, el pastor continúa orando por su país. "A veces pienso: 'Dios, y si el Boko Haram hubiera venido un día antes? Creo que Dios decidió salvarnos con un propósito. Yo también pienso en eso ... Yo oro por los cristianos en el norte de Nigeria, allí están siendo muertos todos los días". AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.