Pastor y esposa son enterrados vivos por evitar demolición de iglesia en China

Pastores impiden demolición de iglesia en China

Un pastor y su esposa fueron enterrados vivos cuando intentaron evitar la demolición de su iglesia ordenada por el Partido Comunista. El líder cristiano logró escapar, pero su esposa no resistió y murió en el lugar.

Los hechos ocurrieron en la provincia central china de Henan cuando los funcionarios del gobierno comunista ordenaron la demolición del templo, después de que Li Jiangong, pastor de la Iglesia Beitou en Zhumadian, y su esposa, Ding Cuimei, se negaron a entregar la propiedad a un inversionista local, seg{un informe de China Aid.

La pareja quería detener la demolición y se paró frente a los oficiales para detenerlo, pero fueron empujados a propósito a una zanja donde una excavadora cubrió sus cuerpos con tierra.

"Al pedir ayuda, el pastor Li pudo cavar y huir, pero su esposa Ding murió sofocada antes de que pudiera ser rescatada".

Los dos oficiales responsables de lo acontecido fueron detenidos por las autoridades. Según China Aid, uno de los miembros del equipo de demolición incluso gritó, diciendo: "Entiérrenlos vivos. Seré responsable de sus vidas".

El presidente de China Aid, Bob Fu, habló de lo sucedido. "Intimidar y enterrar viva a Ding Cuimei, una mujer cristiana pacífica y devota, fue un acto cruel y asesino".

Fu agregó en una declaración: "Este caso es una violación grave de los derechos a la vida, la libertad religiosa y el estado de derecho. Las autoridades chinas deben arrestar de inmediato a los responsables y tomar medidas concretas para proteger la libertad religiosa de los fieles de esta iglesia".

Los cristianos en China han sido fuertemente perseguidos en los últimos dos años por el Partido Comunista debido al creciente número de seguidores de Jesús. Aunque los funcionarios chinos dicen que las demoliciones de la iglesia y la eliminación forzada de las cruces del templo están relacionadas con violaciones del código de construcción del país. Activistas de derechos humanos y otros líderes cristianos dijeron que la persecución es clara contra un grupo religioso específico, los cristianos.

"Es un temor político por parte del Partido Comunista, mientras que el número de cristianos en el país supera con creces el de los miembros del partido", dijo Bob Fu.

Debido a la atención generalizada de los medios de comunicación, el personal del gobierno ya está presionando a Li para que no divulgue los detalles del caso. Mientras tanto, Li está instando al sistema de justicia a examinar el motivo y las circunstancias detrás de este suceso. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.