Niña es sanada de leucemia después de ver a Jesús en su habitación

Niña sanada de leucemia

Una niña de 2 años diagnosticada con leucemia, fue sana sorprendentemente, después que le contó a su madre que vio a Jesús en su habitación.

La pequeña Alice pasó la mayor parte de 2012 en un hospital en Río de Janeiro. Ella tenía solo 2 años cuando recibió la primera sospecha de leucemia por parte de los médicos. Su condición era grave y era necesario recibir su primera transfusión de sangre, ya que su corazón podía detenerse en el camino al hospital.

Fue trasladada al Hospital da Lagoa, en la Zona Sur de Río, donde se confirmó la sospecha: Alice tenía leucemia linfoide aguda (LLA), con un 90% de su sangre tomada por células cancerosas.

En medio de las peores noticias de su vida, la madre de Alicia, Joice Paschoal, fue consolada por Dios a través del pasaje bíblico de Jeremías 16:21: 21 "Entonces te enseñaré; esta vez te enseñaré sobre mi poder y sobre mi fuerza. Entonces sabrán que mi nombre es Señor".

Alice se sometió a numerosas transfusiones de sangre y plaquetas, después salió de alta. Sin embargo, tuvo que regresar al hospital al día siguiente, con fiebre. El síntoma había estado ocurriendo durante 20 días consecutivos y los médicos no pudieron descubrir su causa.

Debilitada por la enfermedad, la niña ya no podía pararse. Después de 57 días en el hospital, tuvo su segundo alta. Sin embargo, ella se quedó solo tres días en casa.

Una noche, el padre de Alice, Alexandre, estaba en la iglesia, en un congreso de misiones. Joice escuchaba alabanzas y oraciones. La niña estaba en su cama cuando, de repente, vio a Jesucristo en su habitación. "Mamá, mira a Jesús. Mamá, Jesús", dijo Alice, después de meses de no poder hablar.

"Le dije: 'Ha venido a curarte. Envíale un beso. Ella le mandó y sonreía. Fue una experiencia en la que pude contemplar su rostro de alegría, que no había visto en mucho tiempo. Esa noche, la fe me hizo creer. Creo que ella fue sanada ese día", le dijo Joice a Guiame.

"Alice no podía hablar palabras claras, parecía un bebé pequeño. Pero de repente, empezó a llamarme y a señalar el techo", añadió su madre.

Al día siguiente, la tasa de inmunidad de Alice, que era de 100, fue a 3.300. El otro día, subió a 7.500. Fue dada de alta unos días más tarde con una tasa de inmunidad de 17.000. "La inmunidad subió de una manera tan extraordinaria que los médicos se sorprendieron", recuerda Joice.

Después de eso, la niña fue hospitalizada de nuevo para completar 4 bloques de quimioterapia. Después de cinco meses, volvió a caminar y tener una vida normal, junto a su familia.

"La prueba detectó el 0% de las células cancerosas, para la honra y gloria de Dios. Jesús hizo, hace y hará muchos milagros en nuestra vida, ¡sólo ponga la fe en acción!", dijo Joice. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.