Peces en el Mar Muerto revela cumplimiento de profecía de Ezequiel

Peces en el Mar Muerto

Científicos han demostrado la existencia de señales de vida en el Mar Muerto, tal como lo predice la profecía bíblica de Ezequiel Ezequiel 47:8.

Casi diez veces más saladas que el océano, las aguas del Mar Muerto impiden el desarrollo de cualquier tipo de vida, dando paso a solo unos pocos tipos de arqueobacterias y algas. Pero recientemente, los científicos han demostrado la existencia de señales de vida en el mar.

El Mar Muerto, como su nombre lo indica, está literalmente muerto. Cualquier pez que es transportado por el río Jordán muere inmediatamente tan pronto como desemboca en este lago de agua salada.

La Biblia, sin embargo, describe en el Antiguo Testamento una imagen muy diferente de la región. “Lot vio todo el valle del Jordán, todo bien regado, hasta Zoar; era como el jardín del Señor, como la tierra de Egipto ", según Génesis 13:10.

Sin embargo, la Biblia informa que el paisaje cambió cuando el fuego y el azufre destruyeron Sodoma y Gomorra, dando paso a la región árida del Mar Muerto.

Un poco más tarde, en el libro de Ezequiel, las Escrituras registran profecías sorprendentes sobre la región.

"Estas aguas salen hacia la región oriental y descenderán a la Arabah; y cuando entren en el mar, las aguas se sanarán. Y acontecerá que toda criatura viviente con la que se enrede dondequiera que vengan los ríos vivirá; y habrá una gran multitud de peces; porque estas aguas han venido para que todas las cosas se sanen", dice el pasaje de Ezequiel 47: 8-9 (Biblia de Jerusalén).

El nivel del agua en el Mar Muerto ha disminuido hasta un metro al año. Esto se debe a que el agua se desvía del río Jordán para fines agrícolas y también debido a la evaporación causada por las obras minerales del Mar Muerto. La caída en el nivel del agua causó la aparición de piscinas, que aparecen a orillas del Mar Muerto.

En una visita a la región árida, Samantha Siegel, una mujer judía que vivía en Jerusalén, descubrió que muchas de estas piscinas se están llenando de agua dulce y peces.

"Este es un gran evento, pero desafortunadamente nadie está hablando de eso", dijo.

En 2011, investigadores de la Universidad Ben-Gurion, en el Negev, enviaron un equipo de buzos a las profundidades del Mar Muerto. En ese momento, los estudiosos descubrieron enormes cráteres en el fondo marino, de 15 metros de diámetro y 20 metros de profundidad. El agua dulce fluía de estos cráteres, que estaban alfombrados de microorganismos, lo que demuestra que el mar no estaba completamente muerto. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.