Cristiano torturado por su fe llevó a más de 2 mil personas a Jesucristo

CHINA.- Fue torturado de maneras inimaginable, pero nunca renunció a seguir a Jesucristo. El testimonio de fe de Liu Zhenying, más conocido como "hermano Yun", ha impactado a miles de vidas en todo el mundo con su autobiografía traducido a más de 33 países.

Fue arrestado como un criminal por primera vez a los 17 años, por haber llevado a 2.000 personas a Cristo durante su primer año como cristiano, en su provincia natal, Henan,

El joven evangelista continuó predicando, a pesar de la constante amenaza de prisión. Incluso después del reinado brutal de Mao, las autoridades chinas continuaron persiguiendo a los cristianos.

En una oportunidad fue nuevamente arrestado, y llegó a perder la conciencia de tantas descargas eléctricas de parte de los guardias. Su cuerpo en el suelo convulsionaba en una celda de la prisión Nanyang, en la provincia china de Henan.

La policía secreta de China esperaban que su esposa y su madre de Liu, lo convencieran de renunciar a sus creencias y revelar las identidades de sus amigos cristianos. Cuando él recuperó la conciencia, su cabeza estaba en el regazo de su madre. Ella estaba llorando y su joven esposa horrorizada por lo que le habían hecho.

Rechazó negar a Cristo, y los funcionarios de la prisión recurrieron a golpes y descargar eléctricas. "Ellos querían que revelara nombres de más cristianos y lugares de reunión", dijo Yun..

Este episodio se produjo el 7 de abril de 1984. Liu creía que pronto moriría en esa prisión, pero Dios tenía otros planes. Fue liberado cuatro años después, pero fue arrestado y torturado dos veces antes de escapar de China en 1997.

Hoy, Liu Zhenying, de 49 años, es conocido por los cristianos de todo el mundo como el hermano Yun (se pronuncia "Yoon"), un nombre que los creyentes chinos le dieron para proteger su identidad. Miles fueron inspirados por haber sobrevivido a tantas torturas.

Yun predica un Evangelio que enfatiza el sufrimiento y la ruina. Él ve el sufrimiento como una oportunidad para una comunión con Dios. "Yo realmente no sufrí por Jesús mientras estaba en la cárcel, yo estaba con Jesús", dijo. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.