Cristianos deben involucrarse en la política como una manera de amar al prójimo

Teólogo Timoteo Keller
EE.UU.- El renombrado teólogo Timoteo Keller, fundador de la Iglesia Presbiteriana Redentor, en Nueva York, hizo un enfoque cristiano de las cuestiones debatidas constantemente hoy en día sobre las que la Biblia ya trataba miles de años atrás.

"Por ejemplo, siguiendo tanto la Biblia y la Iglesia Primitiva, los cristianos deben estar comprometidos con la justicia racial y con los pobres, pero también tener presente que las relaciones sexuales es sólo para el matrimonio y deben mantener a la familia. Una de esas visiones parece liberal y la otra parece opresivamente conservadora. Las posiciones cristianas históricas sobre cuestiones sociales no encajan con los alineamientos políticos contemporáneos", evaluó.

Keller subrayó que esto no significa que los cristianos deban dejar de posicionarse en cuestiones importantes, observando que, en el siglo XIX, las iglesias que no reprobaban la esclavitud estaban, en consecuencia, apoyando esa práctica.

"La Biblia muestra a los creyentes como poseedores de cargos importantes en los gobiernos paganos. Recuerde a José y Daniel en el Antiguo Testamento. Los cristianos deberían involucrarse en la política como una forma de amar al prójimo, creerlos o no. Trabajar por mejores escuelas públicas o por un sistema de justicia que no sea contra los pobres o para acabar con el racismo requiere compromiso político. Los cristianos han hecho estas cosas en el pasado y deben seguir haciéndolo", expresó.

El pastor argumenta que aunque los creyentes pueden ser activos en la política, "no deben asociar la iglesia o la fe cristiana con un partido político". Su preocupación es que esto pueda legitimar los argumentos de los críticos que acusan a los líderes que intentan usar la religión como un medio para la búsqueda del poder.

"Otra razón para no alinear la fe cristiana con un partido específico es que la mayoría de las posiciones políticas no son cuestiones de orden bíblico, sino de sabiduría práctica. Esto no significa que la Iglesia nunca pueda hablar de realidades sociales, económicas y políticas, porque la Biblia a menudo habla de ellos", dice.

"Ayudar a los pobres y defender los derechos de los oprimidos son imperativos morales para los creyentes". Su argumento principal parece ser que "para los cristianos, denunciar las flagrantes violaciones de estos requisitos morales no es opcional, sino una obligación". AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.