Ex musulmán sufre rechazo de su familia por convertirse a Cristo en Argelia

Ex musulmán orando

Un hombre fue rechazado por su familia y echado de su trabajo por abandonar el Islam y convertirse al cristianismo. A pesar de las dificultades, el ex musulmán asegura que continuará sirviendo a Jesucristo.

Convertirse en cristiano en Argelia, un país del norte de África, es difícil e incluso puede ser un crimen. Tal fue el caso de Ahmed Beghal (nombre cambiado por razones de seguridad).

"Hoy estoy lejos de mi familia, mi esposa y mis dos hijas, sin trabajo y sin hogar", dijo. "Este es el destino de un musulmán que se convierte al cristianismo en Argelia", explicó.

Ahmed tiene 32 años y tenía una esposa y dos hijas, de 4 y 6 años. Dirigía su propio negocio mientras practicaba la religión oficial del país, hasta que todo cambió.

Debido a su conversión a Cristo, su esposa tuvo que divorciarse de él, debido a la presión de la familia y por las quejas a la policía, además no puede ver a sus hijos y ha sido sacado del negocio.

Formalmente, Ahmed es acusado de apóstata y de dañar el Islam.

Ahmed relata que comenzó a tener dudas sobre el Islam cuando tenía poco más de veinte años, encontró una emisora ​​cristiana con programación dirigida a los musulmanes. Lo que escuchó sobre el cristianismo confirmó sus dudas y críticas al Islam, dijo. Un día, Ahmed decidió llamar al número de teléfono de la estación, que lo puso en contacto con un pastor en Argel, la capital de Argelia.

Desde su casa en el pueblo de Ain-Soltane, en la provincia de Ain-Defla, al suroeste de Argel, conoció al pastor en la capital y depositó su fe en Cristo. Era abril de 2013. Siete meses después, cuando su esposa notó cambios positivos en él y su conexión con el programa de televisión cristiano, le dijo que se había convertido.

La mujer se interesó en la programación, y tres meses después también le dio su vida a Cristo, dijo.

En secreto, la pareja fue a los servicios en la iglesia del pastor en Argel cuando pudieron. Pero los problemas comenzaron después de que fueron bautizados en la ciudad costera de Tipaza en 2015.

La familia notó el cambio en la vida de Ahmed y su esposa. Algunos presionaron a su esposa, quien finalmente habló de la conversión de su esposo.

Los padres y hermanos de Ahmed se apoderaron de todas sus posesiones, incluido un lucrativo negocio avícola en la tierra de su familia que estaba administrando. Así que tuvo que buscar trabajo en el extranjero.

En 2017, los suegros de Ahmed se enteraron de su conversión y decidieron tomar medidas. Convocada por sus padres y mortificada por el miedo, la esposa de Ahmed finalmente negó ser cristiana. Ella nunca lo ha tratado igual desde entonces, dijo Ahmed.

Los suegros de Ahmed presionaron a su esposa para solicitar el divorcio. "Se llevaron a mis dos hijas para evitar que las viera", dijo. AcontecerCristiano.Net
Con tecnología de Blogger.